Imprimir esta página

Ascega abre un club de arte en A Coruña para el micromecenazgo de artistas

Viernes, 21 Febrero 2020 10:21
Valora este artículo
(0 votos)
por

La Asociación de Emprendedores de Galicia (Ascega) ha inaugurado una sala de exposiciones en su sede de A Coruña a modo de club de arte para fomentar el micromecenazgo de los artistas, ante la "ausencia de una ley que fomente la ayuda privada al sector".

 

El colectivo de emprendedores informa este viernes en un comunicado que quiere ayudar al desarrollo y estabilidad de la actividad artística en su sede de la calle Antón Vilar Ponte, 11, donde se puede contemplar ya la primera muestra con dieciocho obras del artista Manuel Suárez (A Coruña, 1972), que estará abierta hasta finales del mes de marzo. "Necesitábamos espacios así en A Coruña, que es una ciudad con una grandísima tradición de pintura, pero un poco adormecida", apunta Suárez.

 

El local acogerá unas seis muestras al año, de un mes de duración cada una. La idea de Ascega es fomentar el micromecenazgo, un mecanismo colaborativo por el que una serie de socios de la asociación realizan aportaciones económicas periódicas para tener acceso a la obra de artistas locales. "Es el invento de los inventos -dice Manuel Suárez sobre esta fórmula ancestral-.

 

Podemos remontarnos a la Italia del Renacimiento, pero en el siglo XXI y en A Coruña es una manera de que yo pueda pagar la luz de mi taller y poder centrarme en darle continuidad a mi obra". El funcionamiento del club de arte consiste en dos grupos de micromecenazgo, en principio, con asociados de Ascega, y cada uno sufraga a un artista durante un año; al siguiente se intercambian.

 

Cada integrante del grupo abona una cuota base mensual y tiene derecho a una obra del artista al que apoya. Ascega quiere poner de manifiesto la ausencia de una ley de mecenazgo que promueva iniciativas artísticas desde un ámbito privado, pues en Galicia lo habitual es que los patrocinios a los artistas lleguen desde instituciones públicas o fundaciones. "Un autónomo, una sociedad limitada o una sociedad anónima no tiene beneficios por comprar arte.

 

Tampoco una persona física. La ausencia de una ley de mecenazgo privado que apoye a los artistas va en detrimento del desarrollo cultural", asegura.