Imprimir esta página
PSA Peugeot Citroën Vigo

La CIG cree PSA usa como "chantaje" la posible adjudicación de nuevas furgonetas

Jueves, 23 Octubre 2014 18:09
Valora este artículo
(0 votos)

La CIG acusa a la dirección de la planta viguesa de PSA Peugeot Citroën de usar la posible adjudicación de las furgonetas K9 para "chantajear" a los trabajadores y proponer una rebaja salarial que responde a un "programa oculto" para "tener un mayor lucro a costa" de estos. Así lo han denunciado hoy el secretario comarcal de CIG-Industria, Xulio Fernández, y su homólogo en la gallega, Xoan Xosé Bouzas, quienes han expresado su rechazo al "decálogo de medidas" que la empresa ha planteado ante el eventual encargo de las nuevas furgonetas.

 

En concreto, la dirección de la planta de Balaídos ha puesto sobre la mesa una rebaja del 5% del salario bruto anual, la congelación de los sueldos hasta 2019, una reducción de un 33% en la prima de objetivos y de un 10% en la de antigüedad, además de reducir en un 50% cuatro complementos: nocturnidad, tercer turno fijo, cabinas y fin de semana.

 

Según los cálculos realizados por el sindicato, estos "recortes" supondrían un ahorro de entre 20 y 25 millones de euros anuales para la empresa. Xulio Fernández ha tachado estas propuestas de "coacciones y amenazas" a los empleados aprovechando "el miedo a perder el puesto de trabajo y las incertidumbres sobre el futuro". Además, ha advertido de que proyectos como el K9 "no se adjudican de un día para otro ni en periodos cortos de tiempo".

 

Ha abundado en que la fabricación de las furgonetas "ya está más o menos asignada" y recalará presumiblemente en Vigo, donde ya se han percatado de "movimientos en las empresas auxiliares" para determinar qué tareas realizará cada una. Bouzas ha añadido que el verdadero "problema" de PSA Vigo no se resolverá con una rebaja salarial, sino incidiendo en "otros factores más importantes" como el nuevo esquema de distribución entre las plantas de Vigo y Portugal, o cómo hacer frente "a la cantidad de errores" de la dirección "en los últimos años".

 

La CIG aboga por crear "un frente común" sindical para dar "una respuesta contundente" a este tipo de políticas que, consideran, ya son "propias de la empresa". Por ello, iniciará conversaciones con los responsables sindicales de las empresas auxiliares y con las otras centrales dentro de PSA.

 

NOTICIAS RELACIONADAS...