Imprimir esta página

Desarrollan una aplicación que permite por primera vez estudiar las emociones

Viernes, 18 Enero 2019 19:46
Valora este artículo
(0 votos)
por

Una aplicación, creada en el marco Laboratorio de Informática Aplicada LIA2, por la Escuela Superior de Ingeniería Informática de Ourense, con el nombre de Varse, permitirá “por primera vez” estudiar las emociones de personas ante estímulos visuales. Presentada bajo el título “Aplicación de la variabilidad de la frecuencia cardíaca al estudio de las emociones” y desarrollada por el investigador Pedro Cuesta, permite analizar las emociones mediante el registro de la frecuencia cardíaca a diferentes personas y un análisis “en tiempo real de la variabilidad del latido”.

 

El proyecto estuvo dirigido por María José Lado y Xosé Antón Vila, y ha contado con la participación de José Baltasar García, Leandro Rodríguez y Arturo José Méndez. Mediante este parámetro, Cuesta ha explicado que se puede “no solo conocer el estado de salud del corazón”, sino que también se puede ver de una forma “no invasiva” ver el estado de salud del sistema nervioso y estudiar las emociones.

 

Disponible para Android, Varse permite registrar la frecuencia cardíaca mientras la persona realiza diferentes actividades, como la visualización de imágenes, vídeos. “Es la primera aplicación que permite a un investigador obtener datos de frecuencia cardíaca y tener datos de variabilidad en el momento”, ha apuntado Cuesta, quien ha destacado la “facilidad de uso” de esta herramienta, que cree que podría ser útil para el área de psiquiatría. Para poder desarrollar esta aplicación, el docente realizó varios estudios y, en primer lugar, expuso a un centenar de personas de la comunidad universitaria a varios bloques de imágenes (agradables, neutras y desagradables).

 

El experimento le permitió descubrir “diferencias significativas por edad y sexo” y también “según el orden de visualización de las imágenes, sobre todo cuando las imágenes desagradables se presentaban en primer lugar”, ha apuntado el investigador. También comprobó, en otro estudio, realizado entre comunidad reclusa, que la variabilidad de la frecuencia cardíaca podría ser “una “herramienta válida” para el diagnóstico de psicopatía” frente a los test que se usan en la actualidad. El tercer experimento realizado a estudiantes con la finalidad de estudiar la variabilidad como indicador del sentimiento patriota no arrojó, por su parte, diferencias significativas.