Imprimir esta página
Fiestas

Proponen realizar un estudio para determinar si los bueyes sufren estrés

Jueves, 21 Abril 2016 20:21
Valora este artículo
(0 votos)
por

El colectivo de veterinarios y la asociación animalista Libera han planteado hoy la realización de un estudio veterinario sobre la base del llamado 'etograma', un trabajo científico que "permitirá determinar" si los bueyes que participan en la 'Festa do Boi' en Allariz sufren estrés. A raíz de la polémica suscitada entre detractores y aficionados a esta fiesta, la asociación animalista ha propuesto al gobierno municipal, que lidera el BNG, que se haga un estudio al objeto de obtener datos científicos.

 

Esta iniciativa "consistiría en la grabación completa de las carreras de bueyes ensogados y en la toma de muestras" tanto en la explotación ganadera, antes de la actividad y después de la misma, ha apuntado Libera. Desde este colectivo, aseguran que esta medida permitiría elaborar un perfil de cómo afecta la 'Festa do Boi' a los animales. "La obtención de datos científicos permitirán trasladar a la opinión pública la información más objetiva posible, con un protocolo previo elaborado por facultativos veterinarios", ha apuntado Libera en un comunicado.

 

Se muestran favorables a establecer "sistemas de recogida de sangre, momentos de la toma de sangre, tratamiento de las muestras, parámetros a medir, costes del procedimiento, veterinarios implicados, laboratorios de referencia, y cualquier procedimiento que de mutuo acuerdo se estime oportuno".

 

Aclarar que ahora la respuesta está "en manos" del gobierno municipal y han advertido a la entidad organizadora que "no ha aportado ningún informe o documento profesional que rebata las afirmaciones de los facultativos" respecto al posible padecimiento de estos animales durante la fiesta. Por su parte, la asociación cultural Xan de Arzúa defiende que "no existe maltrato animal" y que los animales viven durante todo el año en semi-libertad.

 

A punto de cumplir los setecientos años (en 2017), esta celebración que se inició en el medievo y que data de 1317, rememora cada año a través de esta celebración la historia de Xan de Arzúa, caballero cristiano quien "a lomos del buey espantó a los judíos para proteger la celebración de la procesión religiosa del Corpus. Los organizadores rechazan cualquier relación de esta fiesta con la tauromaquia. Tras recorrer las principales calles de la villa los animales vuelven a su lugar. EFE