PONTEVEDRA  |  A CORUÑA  |  LUGO  |  OURENSE  |  SANTIAGO  |  VIGO

Martes, 01 Noviembre 2016 17:45

Flores y perfumas

La llegada de estas fechas evoca, de forma inevitable, el aroma de las flores, que inician su peregrinaje anual a los camposantos. Las flores se cuentan entre las mayores embajadoras de sentimientos. Sus pétalos y su fragancia pueden hablar de amor, de recuerdo, de felicidad compartida o de anhelo del pronto retorno de la salud perdida. Pero, del mismo modo, su aroma es y ha sido la quintaesencia de la sensualidad, del puro disfrute de los sentidos. Hoy, de la mano de los prodigios de la química, su poder ha sido encerrado en pequeños frascos de estudiado diseño que la publicidad muestra como atajo infalible hacia la seducción y el triunfo. Próximas ya las navidades, asistiremos al tradicional desfile de posturas insinuantes, mímicas impostadas y músicas sicalípticas que nos invitan sin descanso hacernos con alguna de las innumerables fragancias que prometen el Valhala de los sentidos sin más que esparcir unas cuantas gotas sobre la epidermis.

 

Pero nada es bueno en exceso y puede que los mercaderes de esta tan manoseada mercancía estén abusando de sus cantos de sirena. Una suave fragancia de aroma exquisito es, qué duda cabe, grata carta de presentación y signo universal de prestancia y buen gusto. Pero una cosa es eso y otra presentar un frasco de colonia como la llave del país de las maravillas, de cuya mano nos volveremos seres de éxito instantáneo y atractivo irresistible. Cuando la publicidad se excede corre el riesgo de convertirse en bumerang y hacer que su destinatario comience a pensar si no estarán juzgando a la baja su inteligencia y estimando al alza su credulidad, cosas ambas que mueven al disgusto. Así que modérense los perfumistas, no sea que sus esfuerzos terminen por resultar no ya baldíos, sino hasta contraproducentes. Tomen ejemplo de la rosa que crece, anónima, en cualquier jardín. Sólo con mostrarse a sí misma, sin alarde alguno, brilla incomparablemente más que todos los lemas que nos preparan para las próximas calendas. 

Lunes, 19 Septiembre 2016 13:37

Historia de una tienda de pueblo

A un tiro de piedra de mi casa había una tienda de periódicos, revistas, chicles, algún cuento y cuadernos Rubio para iniciar la mágica senda de la escritura, amén de pequeños peluches, plastilinas y otras hierbas. Mucha clientela tenía aquel kiosko y no solo por la mercancía ¡ que va ! sino por quien la despachaba. Era una mujer joven, carácter animoso y rasgos faciales, sino bellos, graciosos.Tenía el pelo teñido color violín y la favorecía de modo increíble. Atendía siempre con una luminosa sonrisa.

 

El kiosko era de alquiler por lo que ella no lo poseía en propiedad, tan solo era una "empleada nacida para vender". La dueña auténtica, viendo la buena marcha de aquel modesto negocio , decidió hacerse cargo de él, pero fue venir ella allí, sosa de carácter, fasción de vestimenta, y cambió el panorama, envuelto en un circulo vicioso pues la propietaria al ver que acudía poca gente , se aburría y se iba a tomar un tente-en-pie en una cafetería de al lado,acechando desde allí la llegada de algún-a posible comprador.

 

Corría que se pelaba , tras el humeante café de turno, a un comprador-a, que se acercaba, pero casi nunca calculaba bien la distancia y llegaba tarde; el cliente se marchaba después de hacer el viaje en balde, y si volvía lo hacía con recelo no se fuera a repetir la situación.Tan desacertada actitud generó el cierre dle la modesta tienda, y así sigue, pues nadie es capaz de que resurja.

Miércoles, 24 Agosto 2016 11:04

Un pálido punto azul

El 14 de febrero de 1990, la sonda espacial Voyager 1, que abandonaba ya el Sistema Solar tras haber visitado sus planetas más lejanos, giró su cámara para captar el débil brillo de un punto azul pálido situado ya a 6000 millones de kilómetros de distancia.

 

Nada hacía especial a ese lejano y desvaído destello, uno más entre los incontables que pueblan el cosmos. Salvo que en él se encontraba el origen del navegante planetario y la cuna y el hogar de la especie humana.

 

El gran Carl Sagan tituló una de sus obras “Un punto azul pálido”. Allí, la fotografía del Voyager inspiraba una reflexión sobre nuestra insignificancia en el universo.

 

No somos su centro, como ingenuamente creímos una vez. Sólo poblamos una mota de polvo en una ínfima esquina, perdida en la inmensidad. Y, sin embargo, como el propio Sagan señalaba, es a nuestro través (a falta de saber si hay otros que nos acompañan) como el universo toma conciencia de sí mismo. Somos, pues, al tiempo, insignificantes y singularísimos. Y eso, que vale para nuestra especie, rige también para cada sujeto en particular.

 

Porque aunque ninguno de nosotros es el centro del universo, sí es el centro de su propio universo, de su existencia, de la que es referencia esencial e imprescindible. Así que los humanos son también en este aspecto, como en tantos otros, duales: no son el centro de nada y, al tiempo, son el centro de todo. Somos, a la vez, infinitamente insignificantes e infinitamente relevantes.

 

Es cuestión de perspectiva. Pero en el origen de todo eso está el pálido punto azul, el único lugar de toda esa inimaginable vastedad en el que hemos vivido, podemos y (en un horizonte previsible) podremos vivir. El más preciado tesoro que conocemos.

 

La sensatez exigiría proteger y cuidar tan invaluable posesión con todo el celo de que seamos capaces. Pero también aquí somos duales: capaces de lo más cabal y de lo más insensato. Por eso, por desgracia, es incierto el futuro que espera a ese pálido punto azul

Martes, 02 Agosto 2016 10:28

Sobrevivir a la devastación

Todo lo que , en un armazón muerto, lucha por la vida, es reconfortante y aleccionador. En un árbol abatido , quemado, algunos vemos un trasfondo de inmolación, de desahogo de fuerzas descontroladas y hasta oscura dinámica de intereses.

 

Es desolador contemplar un ser vegetal de casi cuatro metros, derribado y quemado por la acción de la naturaleza, a veces provocada, en el que ya no queda ni rastro de vida. Pero si te acercas, casi de puntillas, para no turbar su agonía, y ves que en una de sus chamuscadas ramas levanta su cervíz, un pequeño fruto, emanando un manso reproche, te estremeces porque es el esfuerzo de la supervivencia dentro de un campo devastado.

 

Para los que se identifican con los valores auténticos es motivo de aversión aquello que siega l a vida de ese viejo patrimonio heredado en siglos de historia de nuestros antepasados y que sirve de refugio contra agobiantes colores, de regazo acogedor de aves y referencia en momentos de peligroso extravío.

 

Desde que los trasgos bailaron, en el hogar lucense de mi niñez , la danza del fuego, quemando recuerdos y un trozo pequeño de alma, estoy con la sensibilidad a flor de piel.

 

Por eso , cuando haciendo senderismo, he encontrado cerca de una casa en ruinas un árbol cortado de cuajo , me estremecí porque en una de sus ramas ví una florecilla que temblaba; la visión de aquella flor, de un tímido color blanco en los bordes y rosado en el interior, me emocionó porque luchaba por la vida en una estructura muerta.

 

Su mensaje fue aleccionador y, desde entonces, siento aversión de las manos que siegan la vida de ese viejo patrimonio del arbolado gallego, vergel envidiado por tierras de secano, heredado de nuestros mayores, junto con el viento, los arroyos, las montañas y esos poemas de piedra, llamados “ cruceiros”. Que no lo destrocen, por Dios.

Martes, 19 Julio 2016 19:54

Un sonido diferente

En un atardecer sereno, pero frío, se escuchan las notas musicales de una gaita, lejana y melancólica que transforman el ambiente en algo irreal, inesistente hasta ese instante.

 

El sonido de esa chirimía, llegado de no se sabe donde, era como un crisol donde se concentraba la esencia y el misterio de una tierra singular. Se podría estar allí horas y horas disfrutando de esa sensación, pero el relente penetra hasta los huesos y el cuerpo demanda cobijo.

 

En este mundo deshumanizado, cruel, cruento hasta el infinito,en que casi todos los días se escribe con letras de sangre,urgentemente se requiere.un restablecimiento de las relaciones entre partes contrapuestas de la humanidad que nunca estuvieron tan impregnadas de odio y venganza.

 

Hay personas que nadan contra corriente para poder sobrevivir en el caos( el que vivimos). Hacen bien ¡ pardiez! y sigo también esa senda y desvío conversaciones que te van llevando hacia el lado oscuro sin que te des cuenta, . Existe un dicho sabio:Nada contra corriente si quieres alcanzar la" fuente"( La fuente de la tranquilidad y de la cordura, puede ser)

 

Hay que buscar salidas, vías de escape,como sea, sino te hundes con todas las atrocidades que llegan, de cerca o de lejos, retorciendo el corazón de angustia, y provocando que se esfume el deseo de vivir con sana alegría.

 

Con un sonido distinto puedes relajar y cambiar una situación molesta. Es lo que ocurrió en una ocasión en que se celebraba una boda en una iglesia ,cargada de años, cuyo antiquísimo reloj, al dar las horas y las medias, desencadenaba un ruidoso organismo, obligando a callar al sacerdote, interrumpiendo el ritmo ceremonial, haciendo lloriquear a los niños y haciendo esperar incluso a los novios el interminable desgranar de siete campanadas para sellar el compromiso.

 

Pues explicando a los chiquillos, alarmados al escuchar el estruendo, que aquello no era el fin del mundo, ni cosa parecida,sino un cansado reloj, quejándose de su reumático mecanismo. Ya cambió el ambiente,con simple aclaración, y terminó la ceremonia con tranquidad. Creo que algo de esto puede valer para nuestra vida cotidiana, queridos lectores, y vivir la vida con un poco de sentido.:Quitar hierro, buscar un tono diferente, son soluciones sencillas y eficaces.

Lunes, 04 Julio 2016 18:13

La fe

No me refiero a la fe religiosa, virtud teologal que tantos debates protagonizó, desde Guillermo de Ockhan hasta Descartes y Kant.

 

Ni menos a las abruptas descalificaciones que a ella adjudicaron Nietzsche que la tildó de enfermedad, o Marx, qu la bautizó como el opio del pueblo.

 

Me refiero a la fe, cualidad humana que todos entendemos como la confianza puesta en algo o alguien y, especialmente en las propias posibilidades de alcanzar un concreto objetivo. O sea.

 

La fe que por ejemplo exhibe desde la más absoluta convicción la indesmayable selección de Islandia que dio sopas con honda a nuestros descarriados hermanos europeos del " brexit ".

 

Ese pequeño país, con pocos más habitantes que la provincia de Orense, creyó ciegamente en que su esfuerzo en los campos de fútbol, debía darles las victorias que cosecharon, jugadores, especialmente sobre los archiprofesionales y magnificamente pagados de Albión.

 

La fe que mostró el denostado Mariano Rajoy en las Elecciones Generales, convencido de que la mayoría de los españoles abrazábamos prioritariamente la estabilidad política, el europeísmo y el realismo.

 

La fe que tenazmente guió a Pedro Sánchez, convencido de que superaría el mortal desafío de ser rebasado por D. Pablo Yglesias y sus dispare huestes, portadoras de ilusorias felicidades, pagadas no se sabe por quien.

 

La fe berroqueña que en su día tuvo la selección española la que bailaba rivales cosechando anhelados trofeos y, a la par, nos hacía sentir el orgullo de ser sus coterráneos.Una fe (¡ ay ) perdida pero que a la gran mayoría de los españoles nos gustaría recuperar como tantas otras cosas.

Viernes, 17 Junio 2016 18:03

La hija mayor

¿Se acuerdan ustedes de Alberto Fujimori? Fue presidente del Perú hace unos diez años. Más que presidente, fue casi emperador, y de los más corruptos.

 

Desde el principio, le disputó el poder a su propia esposa y al no entrar esta en razón, se separó de ella. Para ejercer de primera dama llamó a su hija mayor, Keiko, que estudiaba empresariales en la Universidad de Boston.

 

Como primera dama, ocupó el cargo de presidenta de la Fundación de los Niños del Perú, y su avaricia la llevó a acciones impresentables.

 

Con motivo del azote climático de El Niño, los norteamericanos hicieron donaciones de ropa a los pequeños peruanos, y ella, la abnegada y muy querida Keiko, vendió las mejores prendas (ropa vaquera de Levi Strauss ) a los comercios del elitista barrio de Miraflores, en lugar de dársela a los niños a quienes iba destinada.

 

Ante semejante malversación, una fiscal, Marta Salinas, pidió cinco años de cárcel para Keiko, recién casada con un empresario italiano, dejándola en la duda de si podría irse a las Bahamas de luna de miel o tendría que permanecer en Lima consultando abogados.

 

En su boda, antes de entrar en el templo, irrumpieron multitud de revoltosos, reclamando que devolviese lo robado. Ahora que cuando el oficiante preguntó que si alguno de los presentes se oponía al enlace, nadie abrió la boca, puede que por vergüenza, por miedo o por no aguarle más la fiesta a la novia.

 

Todo esto que les relato sucedió, queridos lectores, años ha. Pero poca huella parece haber dejado tal suceso en la protagonista, que no ha dudado en optar a la Presidencia de la República del Perú, intentando sustituir a su padre, de nefasta memoria. Ha perdido, pero a tenor de sus declaraciones, no parece del todo conforme con liderar a la oposición. Pienso, no obstante, que está mejor ahí que en el palacio presidencial. Si el poder cayera en manos de esta mujer, puede que repitiera sus desmanes, pero, claro, muy ampliados.

Viernes, 27 Mayo 2016 10:40

La tercera pasajera

El funesto final del avión de Egiptair, en vuelo nocturno París-El Cairo, sepultado en las aguas del Mediterráneo, cerca ya de su punto de destino, me trajo a la mente otro vuelo también aciago y nocturno.

 

El piloto, John John Kennedy, hijo del mítico JFK, y su esposa Carolyn nunca debieron hacerse acompañar en su vuelo hasta Hyannisport (donde su prima Rory oficiaría su boda) de la tercera pasajera de la avioneta Piper Saratoga, Lauran Bessette, hermana de aquélla. John John, aun un piloto novato, así rebautizado por su padre (pues cuando niño había de llamarse casi siempre dos veces seguidas, ya que casi nunca contestaba la primera), no sabía que la imprudencia e imprevisión de Lauren, su cuñada, iba a ser decisiva en su muerte. Tampoco lo sabía la delgadísima e interesante Carolyn, esposa de John John. Esta había cooperado involuntariamente a la fatalidad pidiendo a su marido que llevase a su hermana al exclusivo balneario de Martha´s Vineyard, para dejarla allí antes de seguir vuelo hasta Hyannisport.

 

Temía a la noche para volar, él mismo lo dijo. Quería despegar a media tarde para llegar temprano a Hyannisport, pero Lauren se hizo la remolona, entreteniéndose en mil detallitos y luego se vio atrapada en un atasco de tráfico (lo que no es ningún delito, pero sí una posibilidad). Eran las ocho y media de la tarde y ya acechaban las sombras de la noche y la calima, cuando John consiguió despegar. Se estaba gestando la tragedia por obra y gracia de la cargante damisela. Diríase que ya se agitaban las heladas aguas de la corriente de Labrador para recibir sus jóvenes cuerpos. Una serie de nefastas circunstancias conspiraron para la tragedia. La última, el aterrizaje en Martha´s Vineyard, difícil y peligroso, debido a la noche cerrada y a la calima, que, probablemente, causaría al piloto una tensión nerviosa que habría facilitado que, momentos después, perdiera el control de la avioneta. Esta se precipitó al océano y ahí terminaron tres jóvenes vidas. Nunca sabremos lo que el futuro les hubiera deparado, sobre todo al piloto, puede que llamado a vuelos más altos que aquél que causó su final.

 

Corría el año 1999. Desdichada fecha del mes de Julio.

Lunes, 09 Mayo 2016 16:48

El sepulturero

El de sepulturero ha sido tradicionalmente oficio poco deseado por el común de los mortales. No era uno de esos, desde luego, que se ejercía por vocación. Así que llamaría poderosamente la atención que alguien se postulara, entusiasmado, para ello. Y mucho más aún que, además de cavar el hoyo, el pretendiente ofertarse conseguir el muerto y hasta mandarle previamente al otro barrio.

 

Pues bien, aunque en el ámbito político, se pasea estos días por los medios un sepulturero que no sólo se postula al efecto, sino que ofrece al muerto, y muy barato de precio, además. El nombre de este peculiar individuo es Alberto Garzón, jefe de Izquierda Unida. En cuanto tal, se le supone que ocupado en mantener su organización sana y en pie. Pues no. Porque resulta que sus esfuerzos se vuelcan ahora en determinar cómo darle sepultura para que sus restos mortales alimenten, como abono, a otra formación, hasta ayer, acérrima adversaria. Pero lo que en realidad sorprende de esta extraña historia es el ardor con el que el joven político se entrega a causa tan poco natural. Lejos de mostrar pesar o resignación, su conducta exhibe un fervor por la pronta defunción más digno del peor enemigo que de su propia organización. No menos extrañeza generan las explicaciones de tan peculiar estratega sobre la operación, que califica como una coalición con campañas separadas y programas distintos. O sea, algo así como un matrimonio sin ceremonia ni convivencia y con cada uno por su lado, pero con todo el dinero en el bolsillo de la contraparte. La cuadratura del círculo.

 

Con todo, la mayor sorpresa es que Garzón, sepulturero de su propio partido, figura en las encuestas como el político mejor valorado. Será por joven, educado y sonriente, porque lo que es votar, no le vota ni el tato, a este hombre. No mucho, pues, se les pide ahora a los políticos para salir bien en los sondeos. Y eso que les pedimos que nos resuelvan la vida y libren de cualesquiera problemas, reales o imaginarios. Luego no nos quejemos si tenemos lo que nos merecemos. E Izquierda Unida, menos.

Lunes, 04 Abril 2016 19:05

La niña miedosa

A algunas generaciones de ahora les parece ridículo, y esbozan una sonrisa un poco burlona,cuando les hablan de supersticiones. p.e. sacar en procesión , a San Antonio para que venga la lluvia cuando las tierras ya no aguantan la aridez... o no creen en los poderes afrodísíacos del cuerno de los rinocerontes.

 

Antaño había más fe y respeto hacia lo que por intuición emana credibilidad o se inculca desde el amanecer de la vida. A mí, además de respeto, las procesiones me producen fascinación, quizá porque creo en su mensaje.

 

Hay una que me quedó muy grabada y a la que el pueblo bautizó con el nombre de "La procesión de Santa María de Aguasantas". La comitiva desfila en la falda de un monte llamado Outeiro da boa nai, un nombre muy adecuado para un desfile procesional, solemne, lento y ceremonioso, de esos que llevan varias personas  ofrecidas",detrás de una imagen, algunas con los piés descalzos.

 

Me acuerdo muy bien de ella porque entre los ofrecidos, iba una niña que llevaba reflejada en su cara la concentración que el momento requiere, pero también el miedo.

 

¿De qué tiene miedo esa niña de larga melena?. Creo yo que la razón de su temor es un pequeño ataúd blanco que sujeta en sus manos, un poco crispadas y que estaba preparado para ella si Santa María de Augasantas no intercediese en su curación.

 

De vez en cuando, mira hacia atrás, donde están sus familiares que la animan y la arropan con su presencia. La visita de la enfermedad y la muerte propician la unidad familiar.

 

Parece una paradoja pero la muerte sacude la monotonía de la vida. Sé que esta procesión no se me olvidará jamás porque es diferente a todas las que ví en mi vida, que no son pocas.

Página 1 de 6

NG Anuncios Destacados


  1. ANUNCIOS DESTACADOS
  2. + PUBLICAR ANUNCIO VISIBLE EN TODO EL PERIÓDICO (20.000 visualizaciones / día)
Õnisa Cosmética Natural
https://goo.gl/CEK5zB
Todos os nosos produtos, 100% naturais...

Pontebonita Peluquería
https://www.facebook.com/pontebonitacaldas
Spa/belleza/cuidado personal

IDEXGA
http://idexga.es/
Soluciones gráficas para tu empresa

Rótulos Pontevedra
http://www.rotulospontevedra.com/
Diseño gráfico, rótulos, cartelería...

Repara Express
http://www.reparaexpress.net/
Reparación de dispositivos

MeGustaGalicia
http://www.megustagalicia.com
Información turística sobre Galicia

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

JPG | PNG | GIF (MAX. 200X200px | 150Kb)


Entrada no válida

0,00 EUR


All CMS Templates