PONTEVEDRA  |  A CORUÑA  |  LUGO  |  OURENSE  |  SANTIAGO  |  VIGO

Martes, 02 Junio 2015 10:19

El tiempo que se nos viene encima

por

Despertamos de una manera simbólica a una nueva etapa política en nuestro `país servida a la carta donde las especialidades se suceden por doquier sin un plato preferido por la mayoría, adecuándonos a los nuevos tiempos con el mismo cubierto dispuesto sobre la mesa aunque en diferente posición.

 

Es esté inusual trayecto por el que vagamos sin rumbo predeterminado el que nos lleva de cabeza hacía semanas de largos procesos condenados a entenderse a la hora de liderar el proyecto de renovación que nos metieron en sus programas; se puede perder el tiempo en basar los acuerdos en atender las demandas de quienes tienen el privilegio de los votos necesarios si se toma al pie de la letra la imposición acordada por los líderes de estos partidos pues todo vale, si a la hora de coger posiciones en los cargos más representativos haya acuerdos tan sofisticados que ni el propio personaje puesto en el cargo sabe por dónde debe dirigir su mandato.

 

O esta nueva generación demócrata dispuesta en el escenario político se toma la causa como debe o la calamidad soberana en la que caerán será insoportable. No es de práctica política común tardar un tiempo que se antoja precioso dado la gran urgencia de atender a la ciudadanía como esta reclama un tira y afloja tan ridículo que cae en lo absurdo por iniciativa de los elegidos para liderar los programas.

 

Ser de izquierdas no supone un agravio para quien siendo de derechas puede beneficiarse de ello, es ese el razonamiento al que deben de llegar tarde o temprano sino quieren malograr el día en el que fueron elegidos por libertad de la ciudadanía y ahora pretenden que esta siga siendo dócil a sus deseos. Corren vientos de cohesión ideológica con los que reflotar un país desalentado, plegar las velas del extremismo y que en el mástil sea visible desde lontananza la bandera de una unión que los españoles piden desaforadamente a gritos para recuperar una calidad de vida perdida en las aguas de la corrupción y utilizar el salvavidas de la regeneración para proteger a miles de hogares ciudadanos sin prestación alguna con la que sobrevivir a esta larga travesía.  

Tras conocerse los resultados del 25-M, salvo las excepciones de IU y UPyD, como siempre, todos se reconocen ganadores y encantados de haberse conocido. El sentimiento general de la sociedad es de hastío, total desencanto y desafección hacia la clase política.

 

A estas alturas el español de a pié detesta hablar de política, zanjando cualquier discusión con la despectiva definición de “todos son unos chorizos” (con perdón del al noble embutido), sin entrar en disquisiciones de siglas ni ideologías. Como era de esperar, la irrupción de Podemos y Ciudadanos ha trastocado los resultados de autonómicas y municipales, pero cuando la misma tortilla debe ser repartida entre cuatro comensales en lugar de dos, las raciones han menguado y provocado dos esperadas conclusiones: desaparición del bipartidismo y el obligado recurso a los pactos entre distintas fuerzas políticas para poder gobernar.

 

Sin duda, el principal elemento desestabilizador en estos comicios ha sido la formación “Podemos” liderada por Pablo Iglesias, quien desde octubre del 2014 con su trasnochada verborrea de corte marxista soltó la memez de “a tomar el cielo por asalto”, prodigándose por todas las cadenas de TV, cobrando y con un trato deferente por parte de La Sexta (el regalo del difunto Sr. Lara a Antena-3).

 

En línea similar se propuso y consiguió apropiarse de gran parte del descontento protagonizado por el Movimiento 15-M, del que se considera heredero distinguido. La pretensión de vincular el fenómeno Podemos con la alternativa capitaneada por Felipe González en 1982 aglutinando a toda la izquierda, constituye un solemne despropósito y todo parecido es mera coincidencia. Pretender buscar la prosperidad de España tras la herencia recibida del nefasto Zapatero (PSOE), a golpe de una política económica basada en el aumento desproporcionado del gasto público, indefectiblemente nos conduciría al mayor de los desastres trasladándonos a la época previa al advenimiento de la crisis, que aunque no les guste al Sr. Rajoy y su Gobierno, millones de personas siguen padeciendo en España.

 

En efecto, Iglesias es un personaje brillante, inteligente y con una capacidad para improvisar y repentizar muy por encima de la media de los políticos españoles, y no digamos ya comparándolo, salvo excepciones, con los de su cuadrilla. Para no juzgar ni emitir criterios en base a la opinión de tertulianos y programas de las distintas cadenas de TV, aunque solo fuese por pura curiosidad y disponer de un criterio más próximo a la realidad, lo suyo sería acudir como oyentes a alguna de las reuniones locales o de barrio convocadas por militantes de Podemos y escuchar sus intervenciones y propuestas…

 

Para llorar es poco. Resultaría muy descarado que Pablo Iglesias no condenase el encarlamiento de presos políticos en Venezuela, pero no es de recibo el que siga defendiendo el aberrante régimen Chavista, inadmisible de todo punto en cualquier país democrático.

 

El haber suavizado diplomáticamente el contenido de sus discursos (con expcepción de los insultos vertidos en los mítines contra dirigentes del PP) corrobora su tacto político. Por elmomento y aunque todavía no han gozado de las mieles del poder aunque lo esten deseando, les permite seguir alardeando de la virginidad que les otorga el carecer de responsabilidades de gobierno. Otra de las habilidades del líder es el enfoque demagógico que utiliza en sus intervenciones perfectamente ajustado y orientado a lo que necesitan oir los menesterosos españoles, rodeando su proyecto-exposición de un buenismo utópico y perfectamente instalado en la indefinición.

 

Sus cuadros saben que pronto ocuparán puestos de responsabilidad y están ansiosos por comenzar a disfrutar de las prebendas que ello conlleva tras los muchos años tragando quina, pasando privaciones y acumulando envidia y resentimiento.

 

Iglesias, con su envidiable frondosidad capilar es, un auténtico maestro del populismo que sus seguidores interpretan como una novedad salvadora, a la que ya algún cretino ha bautizado como “neocomunismo”, siendo precisamente ante estas situaciones cuando se nos ve el plumero comparativamente con los restantes paises de la UE, exceptuando Portugal, Grecia y alguno más, donde no tragan ni toleran salvapatrias de semejante catadura que solo prosperan en América Latina.

 

Es importante saber que nunca las administraciones han creado riqueza, siendo las personas con su libertad, iniciativa y asumiendo riesgos quienes han generado la prosperidad de las naciones. En definitiva siempre se repite la misma monserga: igualar y prohibir, pero eso sí, todos sometidos a una ferrea vigilancia. Cuesta trabajo creer que tras haber sufrido 40 años de dictadura todavía intenten embaucarnos con cantos de sirena por parte de encantadores de serpientes nobles como una cobra.

 

En afecto ha sido la corrupción quien se ha cargado al PP y lógicamente, Podemos lo está recordando a cada instante para que la ciudania tenga muy claro lo que ocurriría permitiendo que los corruptos continúen en el poder. Por el momento siguen entretenidos con el coqueteo de los pactos e intercambiando cromos verbalmente si bien pronto habrá que pasar a la realidad , con la tristeza que supone el comprobar que ninguno de los candidatos convence ni satisface totalmente al electorado. Como alguien vaticinó recientemente, votar por necesidad, perder por obligación..¡¡Tiempo al tiempo!! 

El título del presente artículo “MARIANO I EL BREVE” (Crónica De un desastre anunciado), no pretende originalidad, entre otras razones por haber sido utilizado anteriormente por varios autores y entre ellos quien esto escribe, como tampoco su contenido descubre ninguna novedad sobre lo ocurrido a lo largo de esta confusa etapa 2011-2015.

 

Para Mariano Rajoy, la posibilidad de no alcanzar una segunda legislatura como lo hicieron todos sus antecesores en el cargo: González (PSOE), Aznar (PP) y hasta incomprensiblemente, el negado e iluminado Zapatero (PSOE), considerado como el peor presidente desde la implantación de la democracia en nuestro país, constituiría todo un drama el mayor fracaso de su ya dilatada carrera política.

 

Lo sucedido el pasado domingo 24 a efectos electorales, en general no representa ninguna sorpresa y no solo por la información facilitada en las múltiples encuestas publicadas. Que el PP fuese el partido más votado en ciudades con menos de 150.000 habitantes era lo esperado, pero nadie imaginaba la pérdida de poder municipal en urbes como Madrid, Valencia, Sevilla o Barcelona y otras capitales, o bien lo sucedido en CC.AA. como Madrid, Valencia, Aragón y Baleares, tradicionalmente feudos del PP, donde no se han logrado mayorías suficientes para gobernar.

 

Esa y no otra es la pura, cruda y dura realidad. Frases como la pronunciada por Carlos Floriano alegando el triunfo del Partido Popular mueven a la hilaridad o bien deben tomarse como una mamarrachada más de este inane político. Ahora los “voceros peperos”, que para eso cobran, repetirán hasta la saciedad la consigna recibida de que “el PP ha sido el partido más votado”.

 

Tal argumento sin faltar a la verdad, no pasa de ser un burdo consuelo que de poco sirve y menos convence. Cualquier votante, con limitarse a comparar los resultados del 24-M con lo sucedido hace cuatro años podrá constatar la realidad. No ha lugar el negar que el triunfador de los comicios autonómicos y municipales ha sido Pablo Iglesias con “Podemos” más las marcas afines. Siendo muchos los dolidos, sufridos y resentidos ciudadanos quienes hábilmente conducidos por este líder de izquierda, podrán gobernar en ayuntamientos tan señeros como el de Madrid y a su vez serán pieza clave para la conformación de otras mayorías en poblaciones y comunidades, destacando el triunfo de la coalición encabezada por Ada Colau en Barcelona.

 

Que en términos marineros España ha virado hacia estribor debido a la desafortunada gestión ejercida por los populares en este cuatrienio no es para rasgarse las vestiduras ni asustarse ante un advenimiento de un Gobierno de signo contrario. El PP ha tratado de eludir sin éxito todos los temas de corrupción que tan directamente le afectan, intentando soslayarlos a golpe de información macroeconómica y apuntándose la creación de puestos de trabajo, pero los ciudadanos que sin ser rencorosos conservan intacta su memoria, conocen perfectamente quienes han creado empleo, es decir, los empresarios.

 

La incorporación de los partidos llamados emergentes, obviamente influirán en el deseado y necesitado cambio, incidiendo a su vez en el control de los órganos de Gobierno a nivel central, autonómico y municipal, lo que mejorará e influirá sensiblemente a favor de la sociedad española. El fracaso encajado por el PP obedece a u8n conjunto de circunstancias si bien habría que centrarse en tres aspectos: ausencia de de un verdadero discurso motivante, carencia de estrategias de comunicación adecuadas y erradicar la sensación de estar gobernados por un partido acribillado por la corrupción.

 

La pasada campaña electoral como todas las anteriores, ha sido dura y plagada de inoportunas declaraciones, insultos y descalificaciones mutuas, y eso, a pesar de que los políticos no quieran entenderlo, desagrada al electorado y lo han practicado indiscriminadamente en todos los mítines buscando el aplauso fácil de los fieles asistentes La mayoría absoluta lograda por el PP en las elecciones del 2011 nunca fue producto de los méritos de Rajoy y su equipo sino que las perdió el PSOE con el extraviado Zapatero que dejó el país hecho unos zorros.

 

Don Mariano podrá ser considerado como un excelente Registrador de la Propiedad, trabajador incansable, disciplinado, cumplidor y ejemplar padre de familia, pero de eso a pretender catalogarlo como un carismático líder político existe un abismo, lo que no es óbice para reconocerle sus avances como parlamentario pero siempre en su línea de personaje gris, sin gran personalidad y propenso a dejarse aconsejar en exceso. Que nadie se llame a engaño. Cuando un partido triunfa en unas elecciones, glorias, halagos y reconocimientos le son adjudicados al presidente, ocurriendo lo mismo cuando lo cosechado son amarguras y merecida la derrota.

 

"El coronel (de García Márquez) no tiene quien le escriba", algo parecido a lo que le ocurre a Rajoy Brey con los restantes partidos que no están dispuestos a proponerle pacto alguno. Si en efecto Rajoy, tal como tiene anunciado y repetido pretende optar a una segunda legislatura, tendrá que reinventarse y prescindir de gran parte de su actual equipo de asesores y cargos, cuya sola aparición en las pantallas de TV causan auténtico repudio sin ser necesario el citar nombres de sobra por todos conocidos. Lo que no suponga una renovación total y a fondo, originará otra catástrofe sin paliativos en las próximas elecciones generales.

 

La afirmación por parte del Jefe del Ejecutivo de no estar dispuesto a efectuar cambios y sentirse muy tranquilo actualmente, no pasa de ser otra solemne memez más. Sobre lo único que los españoles tenemos total certeza es que nadie sabe lo que ocurrirá de ahora en adelante y hasta final del 2015. Especularemos sobre lo divino y lo humano nos sobran, pero eso si, eludamos populismos y procuremos arreglar y mejorar lo que está mal y cuidemos con esmero todo aquello que por el momento funciona correctamente.

 

Permitámonos modificar lo que verdaderamente sea necesario y efectúense los cambios que estén demostradamente justificados. Durante la campaña electoral han sido varios los políticos que han aludido a los “bolsillos de cristal”, pero a estas alturas, los ciudadanos, más que frases necesitamos hechos y compromisos…..así que….¡¡mucho cuidado con las cosas de comer!! 

Lunes, 25 Mayo 2015 12:15

Rafa se nos va

por

Me viene la afición por el tenis de muchos años atrás. Si lo normal es que sean los padres quienes trasladen sus intereses a los hijos, lo contrario me sucedió a mí y fue mi prole la que me acercó al deporte de la raqueta. Un deporte en el que, hace ya diez años, emergió, desde Manacor, una estrella como ha habido poquísimas. Nuestro Rafa. No sé como los seguidores españoles podríamos llegar a agradecer a este muchacho las tardes y noches de emoción y gloria que nos ha deparado durante diez años (añadamos alguna mañana, por aquello del horario de las antípodas australianas).

 

Durante esa década, la fría perfección de Federer y la altanería maquinal de Djokovic contendieron con la pasión, el coraje, la entrega y el talento del mallorquín. Y Nadal ganaba la mayoría de las veces en la pista, pero siempre fuera de ella. Él ha sido el deportista total, el perfecto espejo de los valores del deporte: el esfuerzo, el anhelo de superación, el respeto, la humildad. Muchísimo de eso tendrían que aprender personajes embutidos en uniformes de fútbol o montados en bólidos que condensan, por el contrario, casi todos sus contravalores. Pero nada es para siempre.

 

Tampoco Rafa. No soy de dármelas de pitonisa, pero les confesaré ha pasado casi un año desde que estuve cierta de que su ciclo llegaba al fin. Fue en la pasada final de Roland Garros. Sí, no me confundo, ésa que supuso su noveno título. ¿Se dieron ustedes cuenta de que el público francés, por primera vez, se puso de su lado? Fue, sencillamente, por el instinto humano de empalizar con el débil. Pues Rafa, hecho inédito hasta entonces, fue el débil aquel día y sólo su leyenda, su fe y su entrega derrotaron a Djokovic. Cuando, terminado el encuentro, se acercó al tío Toni (su gran forjador) para, próximo a desfallecer, pedir ayuda médica, supe que hasta allí había llegado la pleamar y comenzaba el descenso.

 

Los hechos, por desgracia, me han dado la razón. El Nadal de este último año ha sido una versión menor de aquel guerrero invencible que asoló el circuito. Sus derrotas son ya escasa noticia y su cuerpo ha hecho muy visibles las cicatrices causadas por su carrera. Su espíritu resiste, pero su estrella se apaga. Ley de vida. Ojalá me equivoque, pero creo que en un par de semanas no podrá defender su última y hasta ahora irreductible plaza: Roland Garros.

 

Las llaves pasarán, probablemente, a manos serbias. Pero aun ese amargo momento engrandecerá más la leyenda y la figura del mallorquín: permitirá volver la vista atrás y comprender la magnitud real de su legado. No ha habido ni habrá otro como Rafael, el chico sencillo de Manacor.  

Solo un escaso porcentaje de españoles pertenecientes a las llamadas "clases acomodadas", a los que les importa un bledo quien gobierna, carecen del más mínimo interés sobre lo que ocurrirá en las próximas elecciones autonómicas y municipales.

 

El resto, es decir la gran mayoría, tienen depositada su confianza en que con la incorporación de las nuevas formaciones políticas, se produzca un cambio que les proporcione algún tipo de mejora en sus vidas, como por ejemplo que sus hijos y nietos encuentren un puesto de trabajo sin entrar a calificar la modalidad de contrato: fijo, eventual, temporal, de formación, a tiempo parcial, etc y de esa manera poder liberarse de la carga y dedicar las míseras pensiones percibidas a satisfacer sus gastos personales e ir pagando deudas.

 

En efecto es cierto que en España abunda el empleo basura y para criticarlo ya tenemos a los sres. Méndez (UGT) y Fernández Toxo (CC.OO), a los que su dada su probada eficacia como secretarios generales de los sindicatos “más representativos”, nadie hace el más mínimo caso salvo los que ejercen como “liberados sindicales”, a los que entre otras canonjías no se les puede despedir, no dan ni puñetero golpe (salvo excepciones) en las empresas a las que pertenecen, pero si reciben religiosa y puntualmente las 12 mensualidades, más las correspondientes pagas extraordinarias, toda una bicoca solo para privilegiados, si bien ocasionalmente y como contraprestación deben prestarse a acudir a alguna concentración o manifestación portando el correspondiente banderín con las siglas de su sindicato y vocear las consignas recibidas.

 

En principio gran alegría tras el inicio de los comicios andaluces pero a medida que se fue desarrollando el proceso electoral y consiguiente votación, todo parece indicar que el anunciado “cambio” va a originar más complicaciones de las esperadas. Para empezar, la señora Díaz, erró en sus cálculos adelantando en un año la celebración de las citadas elecciones, maniobra que le está generando un merecido desgaste que posiblemente sea incapaz de superar, contribuyendo a ello la ausencia de sintonía con su secretario general, Pedro Sánchez, lo que como era de esperar está dañando la imagen del partido.

 

La ambición personal de la presidenta en funciones de la Junta, a quien por tercera vez se le ha impedido ser investida, es tan descarada que ya comienzan a molestar a sus propios votantes socialistas. Desde siempre se ha venido repitiendo que las secuelas de la corrupción nunca repercutirían en la intención de voto de los andaluces, y eso es una tremenda falacia. Mas temprano que tarde y como está ocurriendo, los Chaves, Griñanes y un largo etcétera tendrán “su mármol y su día”.

 

A tenor de la experiencia comentada, cualquier vaticinio sobre lo que ocurrirá en las restantes CC.AA. y municipales el 25 de mayo es harto difícil. Si nos basamos en lo difundido a través de los distintos medios de comunicación, encuestas incluidas, se atisban ciertos sesgos cuya credibilidad es altamente cuestionable. Los populares de Rajoy están mejorando y salvando su campaña, por haberse mantenido desde un principio en los mismos postulados y repitiéndolos hasta la saciedad, empleando el resto de su tiempo en descalificar e ironizar sobre los restantes partidos de la oposición aunque con desigual rigor, pensando, lógicamente, en los inevitables pactos a los que habrá que llegar con algunos de ellos.

 

En cuanto a las restantes formaciones políticas el panorama electoral es igualmente complejo. Por parte del PSOE está centrándose excesivamente en la corrupción existente en el PP y a su vez restándole importancia a la suya sobre lo ocurrido en Andalucía con los EREs, cursos de formación, etc pretendiendo presentarlo como algo ya amortizado lo cual es pueril. Según fuentes socialistas, las relaciones de Susana Díaz con Pedro Sánchez continúan siendo tirantes, aunque intenten aparentar otra imagen.

 

Sobre Ciudadanos, sin tratar de restarle méritos, cabe destacar su inesperado crecimiento en los últimos meses, si bien es cierto que el partido ya comienza a mostrar claros síntomas de agotamiento. En dos o tres días, los dislates pronunciados por Alberto Rivera sobre su concepto de la juventud y la parida de que los de que en los dormitorios españoles no pernocten más de dos personas, les están originando pérdida de puntos en las encuestas que podría haberse evitado solo con que su líder hubiese observado y mantenido un discreto silencio.

 

Tales locuacidades nada aportan y solo restan sufragios. Por último, en cuanto a Podemos se refiere, a golpe de reducir sus absurdas propuestas iniciales, están consiguiendo frenar la sangría de críticas y pérdida de puntos en la mayoría de las encuestas. Para comenzar y salvo raras excepciones, la diferencia entre Pablo Iglesias y los restantes candidatos autonómicos y municipales es abismal.

 

Como muestra ha sido suficiente el papelón representado por la cabeza de lista de Podemos en las recientes elecciones andaluzas. Iglesias, en otro orden, está intentando sacarle partido al aniversario del 15-M, presentando a su partido como el “movimiento heredero”, con la diferencia de que en esta ocasión a la Puerta del Sol solo acudieron 50 personas para rememorar las consignas de “no nos amordazaran”, “la lucha sigue en las calles” y con los bracitos en alto. El haberse sacudido a Monedero como elemento activo ha sido un acierto, si bien los ciudadanos siguen esperando conocer su colaboración con los venezolanos y el paradero de los 425.000 euros.

 

Las expectativas de Podemos presentan estancamiento a pesar de que Iglesias repita muchas veces más la frase que viene pronunciando últimamente de que “los socialistas de corazón saben que hay que votar morado; olvidando que la Semana Santa ya pasó. La sociedad española se siente saturada de información política, lo que no obsta para que se perciba en los ciudadanos un claro deseo de votar aunque sin concretar a quien.

 

La ausencia de credibilidad y desafección hacia los políticos es manifiesta y va a más. Como tampoco sería nada raro que a lo largo de esta semana apareciese algún nuevo caso de corrupción que modifique una vez más la orientación del voto en alguna Comunidad o Ayuntamiento importante...¡¡Tiempo al tiempo!! Acudir a votar el domingo cargados de dudas será un sentimiento compartido por muchos. Si miramos hacia el pasado reciente, Votar PP o PSOE ofrece grandes reticencias y decantarse por Podemos o Ciudadanos de cara al futuro, otro tanto de lo mismo. En el fondo optaremos por los "menos malos" pero sin estar convencidos; comportamiento que a la larga nos pasará factura.... 

Se manifiesta el síndrome en aquellas personas que habiendo sido pisoteados sus derechos básicos, en vez de sentirse heridas y vejadas, comprenden y defienden a sus verdugos.

 

Pondré un ejemplo entre los varios que conozco personalmente.

 

NNNN teniendo por lengua materna el español, (es originario de Castilla la Mancha) cuando “disfrutó” de muy niño del martirio de la inmersión lingüística sufrió lo indecible. Casi todos los días volvía a casa llorando.

 

De adulto “vio la luz” del nacionalismo y “comprende” que es un error que en Cataluña los padres hablen con sus hijos en español, su idioma materno.

 

La inmersión lingüística es un genocidio porque impide a una parte de los españoles expresarse en su idioma habitual, el español, que además es el idioma oficial de España y de sus regiones, una de las cuales se llama Cataluña.

 

Otra forma de genocidio consiste en la deformación que en Cataluña se hace de la Historia de España a través de los planes oficiales de estudio que se aplican en todos los niveles de la enseñanza.

 

Los actualmente vigentes (con el consentimiento reiterado de PP y PSOE) en esta región española, suponen no sólo que se priva a esos españoles de conocer la historia de su patria al presentársela deformada, sino lo que aún es más grave se les educa en el odio a su patria, España y a sus antepasados.

 

Como los jenízaros (tropas del ejército turco, formadas por varones que en su niñez fueron raptados en poblaciones cristianas y educados en el islam y en el odio a los cristianos) los alevines de nazinalistas también se caracterizan por el odio a su madre patria. Prueba de ello lo tenemos en los resultados electorales.

 

En las elecciones generales de 1977 los escaños obtenidos por los nazinalistas en las provincias de Cataluña fueron 12 de un total de 48. En las elecciones autonómicas catalanas de 1980 los escaños alcanzados por esos enemigos de España fueron 57 de un total de 135. La situación inicial era el resultado de 40 años de gobierno autoritario, que no dictatorial, del general Franco. La final, el resultado de 40 años de genocidio nazinalista.

 

Ejemplos de gobierno dictatorial y de sus consecuencias pueden verse hoy día en Cuba, anteriormente en Cataluña, durante el desgobierno del asesino Lluis Companys y previamente a la caída del muro de Berlín en los Países del Este (Rumanía, Bulgaria, Polonia, Yugoeslavia, etc.) y en la misma Rusia, de lo que tenemos sólo un pálido reflejo en España por las oleadas de emigrantes que nos invaden.

 

Este comportamiento de los nuevos jenízaros (cuya responsabilidad comparten los políticos del PP y PSOE al consentir que en territorio español se promueva en los estudios oficiales el odio a España) es especialmente alevosa porque la población española que emigró allí eligió como destino de su migración un lugar donde ni dejaban de estar en España ni tampoco dejaban de comunicarse en su idioma, el español.

 

Si el único factor que tuvieron en cuenta cuando emigraron desde sus lugares de origen (Albacete, Teruel, Orense, etc. etc.) hubiera sido el incremento de sus ingresos se hubieran dirigido a Suiza, Alemania o Francia porque esos ingresos hubiesen sido mucho más elevados.

 

De modo que con la inmersión lingüística se les enajena de un derecho fundamental y con la deformación de los conocimientos históricos y el fomento del odio a España basado en mentiras se les priva de una parte de su patrimonio cultural. Doble genocidio amparado/silenciado por la Iglesia Católica catalana y por la española.

 

¡Pobre España!  

Martes, 12 Mayo 2015 10:06

El poder de los factores

por

Hasta que punto la irrupción de partidos políticos con diferente ideología es beneficiosa para la sociedad española es una pregunta que evidentemente, flota en el ambiente cotidiano de nuestras calles y entre los ciudadanos expectantes de poder sobrevivir a la lacerante crisis económica que asola nuestro país sin demasiados daños en sus recursos básicos o en la esperanza de acceder a un puesto de trabajo que les permita sobrellevar el peso de la recesión en la que se han visto envueltos y que ya va camino de una década, dejará visibles con el tiempo los daños ocasionados.

 

Pues desde un punto de vista objetivo, es presumible transmitir la idea de que con la aparición de estas formaciones los partidos emblemáticamente posicionados desde la llegada a nuestro país de la democracia y que se han estado repartiendo el poder de manera alternativa, sufran el acoso de nuevas ideas de hacer política y novedosas intenciones de gobernar un país que no sean las puramente impuestas por estos dos grande partidos PP-PSOE.

 

Los milagros no existen en la realidad cotidiana de la sociedad, ni vienen precedidos de cambios angulosos demasiado exagerados; la problemática actual es mucho más difícil de atenuar aunque sin embargo, no debe de ser está la solución que nos plantean los de siempre valiéndose del miedo ciudadano por creer que tras los partidos de siempre, vendrá esa catástrofe que predice el actual Gobierno con la mirada de reojo de su gran adversario socialista. No son fáciles decisiones adoptar medidas que separen la ideología de la realidad política y social que necesita España, pero las recetas inventadas a las que alude la Sra. Cospedal en su rancio dialogo son más factibles de llevarse a cabo en igualdad de derechos y oportunidades que el oráculo sin fuerza que les dejó su programa por el mal uso que hicieron del mismo.

 

La dinámica de estas elecciones es mucho más sencilla de atender de lo que a simple vista parece, tan sólo escuchar las proclamas de los partidos candidatos en las diferentes autonomías y municipios de nuestra geografía nos pueden llevar a reflexionar sobre las verdaderas necesidades de cada municipio o región, de las soluciones que se plantean y del orden de intervención en cada problema.

 

Si las atenciones de un partido político por muy precaria que sea su aparición en público es lo suficientemente creíble como para llevarse el voto en un municipio, bien por su compromiso con las causas más apremiantes del mismo o por la honradez refutada de sus miembros pues, adelante con el voto; si por el contrario, ninguna de las formaciones novedosas trae consigo nada digno de atender pues, lo único que podemos adoptar es la posición de súplica al cielo y que la mayoría no vote a la misma formación o tendremos otros cuatro años por delante de sufrimiento.

 

Algo que tener en consideración a la hora de ejercer nuestro derecho a voto es no dejarnos atrapar por la demagogia experta de los que aún llevando dos legislaturas en el poder del municipio, de nada les sirvió para rebajar la miseria de las familias sin recursos con una atención primaria.

 

No es ligero presumir que con la llegada de estas elecciones tratarán de rebajar la presión sobre sus líderes más destacados que saltándose la ley, se lucraron sin decencia del dinero ciudadano envueltos en una corruptela tan sucia que el hedor permanece tan abierto como la brecha que han dejado en la sociedad que creyó en ellos.  

Lunes, 11 Mayo 2015 10:00

Un mundo de lobos

por

Hemos convertido el planeta en una selva de lobos. Se degüellan vidas humanas por doquier rincón. Se queman vivos a seres inocentes, desvalidos. Se arrojan a las tinieblas de la indiferencia a ciudadanos como si fueran un objeto. Se asesina por tener un determinado culto. Algunos mares se han convertido en auténticos cementerios. Nos hemos deshumanizado hasta el extremo de practicar la liturgia de la pasividad. Nada nos conmueve. Ciertamente, deberíamos poner empeño en avivar los diálogos, y en establecer negociaciones, aunque sólo sea para sobrevivir como especie. Ahí está el drama de los flujos migratorios activando tensiones por todo el orbe.

 

El ser humano tendrá que mostrar otro talante más solidario y, los líderes políticos, deberán redoblar los esfuerzos para asistir a esta abandonada ciudadanía. Sabemos que la cuestión no es fácil, máxime cuando en esta sociedad en lugar de propiciar la cultura de la acogida, se ha activado la cultura de la exclusión. Por eso, más que fijar cuotas debemos favorecer la cooperación entre países, con criterios homogéneos e integradores entre naciones, con gestiones unitarias en las fronteras, sobre todo de mano tendida y de apertura. No olvidemos que muchos huyen a países vecinos por la violencia que estalló en su propio país. En consecuencia, también es vital permitir que la gente se mueva con libertad, manteniendo abierto cualquier linde que nos humanice. Hoy, quizás más que nunca, es el momento para fomentar la solidaridad. Necesitamos acoger y albergar a esos ciudadanos que van de acá para allá.

 

No podemos ser lobos de nuestros semejantes. Este estado salvaje es inconcebible. Además, súmele, la progresiva delincuencia planetaria que viene poniendo en riesgo permanente cualquier sistema armónico, aparte de obstaculizar el desarrollo y de violar los derechos humanos. Ha llegado, pues, el tiempo de la acción fraterna. No podemos permitir que la mala hierba perniciosa, como decía hace unos días el Secretario General de Naciones Unidas, nos ahogue y, sobre todo, deje sin aliento a los más vulnerables. No se libra ningún rincón del planeta del virus de las batallas.

 

El crimen más horrendo está devastando personas, comunidades y naciones. La esperada adopción en septiembre de la nueva agenda de desarrollo sostenible 2015, nos alienta un poco a la esperanza, puesto que debe ser crucial para la seguridad, el desarrollo y los derechos humanos, los tres pilares de las Naciones Unidas.

 

Desde luego, con urgencia, tenemos que poner fin a este mundo de chacales que aprisiona la dignidad humana hasta límites inconcebibles. Resultan verdaderamente dolorosos los trágicos acontecimientos que buena parte de los seres humanos soportan, obligando a la comunidad internacional a actuaciones contundentes.

 

Mirar para otro lado ante tantos horrores nos hace más bestias. A mi juicio, sin contemplaciones tenemos que hacer todo lo posible y, hasta lo imposible, por detener y prevenir estos atropellos sistemáticos contra vidas humanas, minorías étnicas y religiosas, culturas y razas. En este sentido, es necesario plantar cara a esa lógica del poder que todo lo disgrega, produciendo privilegios para algunos e injusticas para otros. Hay que fraternizar. Somos únicos, universales e indivisibles. Indudablemente, el ser humano no puede actuar contra sí mismo, no somos islas, somos comunidad. Y en la comunidad hay que asociarse desde el respeto y la tolerancia. La ayuda, por parte del Papa Francisco, de acercamiento de Cuba y Estados Unidos, sin duda constituye un blindaje moral y político de primer nivel. Esta es la línea a seguir. Hay que desatar todos los nudos.

 

Esta es una buena noticia. Extiéndase el ejemplo. Sin embargo, el mundo, lejos de hermanarse, se activan todo tipo de artilugios, inclusive las armas químicas. Algunos países parecen concentrar todos sus esfuerzos en sus capacidades para la guerra informática, en paralelo al desarrollo de sus programas nucleares y de misiles. Algo que hemos de parar con el coraje que precise. Menos actos de guerra y más actos de concordia. Evidentemente, no podemos soportar más amenazas sabiendo que los artefactos de la muerte, lejos de desaparecer, están más presentes que nunca. Deberíamos poner orden en esto y no actuar con blanduras. La tarea educativa es la gran asignatura pendiente. Hemos de reforzarla, si en verdad queremos llevar a los moradores de este planeta a una verdadera comunión, no de intereses, sino de vidas compartidas, haciendo que se sientan una sola familia, en la que la mayor atención se ponga en los más débiles. Pienso, por consiguiente, que debemos reforzar la convicción de que la familia ha de ser el lugar idóneo para avanzar, pues a través de ella el ser humano, aparte de sentirse querido, se abre a la propia existencia, y a esa exigencia natural de relacionarse y de convivir.

 

Quizás, deberíamos excavar mucho más en esa conciencia social para adentrarnos en la raíz del mal. Hemos cerrado los ojos a tantas controversias, que además aún no han pasado, que ahora debemos de concentrar todas nuestras fuerzas en restablecer las relaciones ciudadanas que median entre el derecho natural y el amor hacia nuestro mismo linaje. No existe otro remedio que el retorno de la humanidad a su propio auxilio. Todos necesitamos de todos. Nuestra específica historia nos pone al descubierto tanto los errores cometidos como aquellos proyectos conducentes a mejorar la empresa universal del bien colectivo, donde en absoluto cabe un estado irracional opresor e inhumano. En el campo, pues, de este nuevo orden mundial, fundado sobre los principios humanos y morales, no cabe contemplación alguna, sobre todo para aquellos que lesionan dignidades y libertades humanas. Para empezar, debemos limitar los desequilibrios y las desigualdades.

 

Los cimientos de la razón y de la justicia no pueden tambalear. Hoy seguimos sometiendo, bajo una falsa libertad, la voluntad humana al poder público. Uno no tiene que someterse a nadie, y en todo caso, únicamente a la ciudadanía con el respeto necesario y preciso. Por ello, no podemos olvidar el sustento moral frente a los diversos puntos de vista. Cuidado con los que dicen servir a la ciudadanía en este mundo de lobos que ellos mismos han generado, sometiendo el propio Estado de derecho a su antojo, para repartirse la presa del bien común. Borran de la memoria que este trofeo es de la colectividad y de nadie en particular. Nadie me negará que, en el mundo actual, prolifera demasiado partidismo, demasiado poder sin escrúpulos, demasiado fanático atrapado por el egoísmo, demasiado pastel para unos pocos mientras otros ni pueden acercarse.

 

Levantan muros, crean fronteras, se sienten dueños y señores en esta selva donde nadie se sensibiliza por nadie, salvo cuando obtiene beneficios para sí y los suyos. Al fin y al cabo, el egoísta sólo se ama a él, y no admite contrincantes. Le importa nada los que sufren. Salgamos de la contradicción y hagamos familia desprendiéndonos hasta de nosotros mismos. Esta es la auténtica patria humanitaria. Lo demás es abecedario estúpido, puesto que los gobernantes anteponen su éxito personal (de caudales) a su responsabilidad social (de reparto y transparencia). Sálvese el que pueda.  

Lunes, 11 Mayo 2015 09:49

¡¡MARIANO, SE FUERTE!!

por

No es acertado ni oportuno el pretender vincular, como se está haciendo, la victoria del partido conservador en el Reino Unido, con los resultados que pueda obtener el PP en las próximas elecciones generales a celebrar a finales del presente año, entre otras razones, por la diferencia existente entre los sistemas electorales, situación e idiosincrasia de ambos países.

 

Convendría resaltar que la confianza recibida por Cameron en estos comicios, ha sido muy superior a la esperada. En sentido contrario, los sufragios logrados por los laboristas quedaron muy por debajo de sus expectativas, habiéndose demostrado su total incapacidad para ofrecer y convencer con su modelo económico-social, recibiendo un mayúsculo castigo que provocó que el líder de la oposición presentase incluso su dimisión antes de finalizar el escrutinio.

 

Indiscutiblemente los dirigentes conservadores han sabido seducir a los votantes dudosos, algo clave en las presentes elecciones, vendiendo habilidosamente los resultados económicos de los últimos años tras los duros recortes efectuados y valorando la importancia de la moderación y la continuación, crucial en un sistema de mayoría simple por circunscripción como es el británico.

 

Muchas veces, equivocadamente, se otorga a las opiniones de personajes relevantes, actores, escritores, etc, una influencia sobre la orientación del voto ciudadano inexistente. Las encuestas, deben interpretarse como sondeos o corrientes de opinión y punto. Es más, últimamente los votantes se sienten molestos y pretendidamente manipulados al comprobar las tremendas diferencias existentes entre las distintas encuestas, dependiendo que quien las encargue, paga, o en que medio aparecen publicadas.

 

Retornando al paralelismo apuntado en el primer párrafo, la frase que perfectamente podría haber pronunciado Cameron de “O yo o el caos”, cabria ser utilizada igualmente por Rajoy, si su partido no estuviese acribillado por efecto de la corrupción. Una vez perdidas confianza y credibilidad, la recuperación de ambos valores es prácticamente imposible.

 

Los populares pretenden convencer al electorado con su lema de “El PP ha salvado España” y lo cierto es que las declaraciones grandilocuentes ya no están de moda, como tampoco es apropiado el tratar de inocular pánico hacia las nuevas formaciones políticas emergentes.

 

Tales estrategias son insuficientes para que Rajoy pueda acceder a una segunda legislatura. Quizá no sea demasiado tarde para cambiar o incluir a nuevos asesores que aporten otras ideas que no se centren en recurrir exclusivamente y repetir hasta el aburrimiento los mantras macroeconómicos y la creación de empleo que, descaradamente, se están adjudicando cuando dicho mérito corresponde a nuestros esforzados empresarios. Aunque resulte doloroso el reconocerlo, la pléyade de sinvergüenzas y corruptos es noticia diaria en los medios de comunicación, y la sociedad española que nos idiota aunque algunos lo piensan, no es rencorosa pero gozan de una memoria privilegiada, esencialmente a la hora de votar. Ahora sería el momento en que el ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, le enviara un SMS al Sr. Rajoy con el siguiente texto: ¡¡Mariano, se fuerte!! 

Viernes, 08 Mayo 2015 13:28

El mundo al revés

por

Ante lo insólito, los humanos solemos defendernos con una expresión, más de impotencia que de racionalidad : " El mundo al revés ". En los tiempos que corren, y para no perder la costumbre, habremos de repetir esa vulgarizada frase hasta el infinito. Unos cuantos ejemplos, lo confirmarán según creo.

 

En el mundo "oprobioso " de la política nos topamos con que el PSOE lanza sus dardos envenenados contra el PP,ignorando voluntaria o inconscientemente que su verdadero y peligroso rival es PODEMOS que lo está desangrando, por la izquierda y desde la demagogia, sin que los socialistas apenas denuncian.

 

O sea que estes lo tratan como un posible y futuro compañero de viaje, con indisimulado afán de no injuriarlo más allá de ligeras admoniciones. PODEMOS, sin otra bandera que el oscurantismo programático y el " latiguillo " de la casta, se ha convertido en la "repudiada " casta y en partido político, incompatible al parecer, con la intelectualidad; Así lo ha dicho su jefe Sr Iglesias para explicar la fuga de D. Juan Carlos Monedero.

 

O sea que al final de todos los finales, los nacidos para combatir la casta del poder tienen como único objetivo hacerse con el poder. La cúpula de CIUDADANOS administra su liderazgo de forma peculiar : No le importa cntradecir a sus bases pactando con la Sra DÍAZ en ANDALUCÍA , Y no es que ello esté mal pero es evidente que la voluntad de los votantes, tal como aparece en las encuestas, llevaría a CIUDADANOS por senda contraria, máxime si pensamos que los Sres Chaves y Griñán, de hecho, siguen en sus puestos de privilegio , contra las esencias de Partido del Sr Rivera.

 

Y ahora vamos con PP, que combate con ardor a diestra y siniestra, menos a Ciudadanos a pesar de que estos le disputan el territorio ideológico, y los tratan como futuros aliados con los que no se riñe más allá de lo imprescindible para evidenciar la propia personalidad.¡ Qué me aspen si lo entiendo !.

 

Desde un ángulo dispar, el campo de la Educación, nos damos de bruces también con la susodicha frase" El mundo al revés" porque en este cosmos dinámico en el que todo, o casi todo se revisa y se cambia es un contrasentido tratar de andar con viejos cánones algo tan trascendente para el futuro de la sociedad como es el sistema educativo.

 

Con pasmo vemos los ciudadanos como cualquier modificación, sea cual fuere su calado, aún las más modestas, suscita una verdadera guerra, desde luego más política que docente. Están germinando nuevos partidos, nuevas formas organizativas, nuevas técnicas y sistemas de comunicación, y nuevos progresos científicos que nos asombran, y no obstante enlatamos bajo las siete llaves del sepulcro del Cid, el sistema que debe abrir las puertas del futuro a los escolares y convertirlos en ciudadanos.

 

Página 8 de 20

NG Anuncios Destacados


  1. ANUNCIOS DESTACADOS
  2. + PUBLICAR ANUNCIO VISIBLE EN TODO EL PERIÓDICO
Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

JPG | PNG | GIF (MAX. 200X200px | 150Kb)


Entrada no válida

0,00 EUR


All CMS Templates