PONTEVEDRA  |  A CORUÑA  |  LUGO  |  OURENSE  |  SANTIAGO  |  VIGO

¿Desde cuando el pertenecer a un partido de izquierda otorga el derecho a ofender e insultar a otros militantes o afiliados de otros formaciones, ya sea en particular o en general? Intentar llamar la atención o pretender considerarlo como algo totalmente normal, a golpe de ósculos en la boca, frondosidades capilares o acudir al Parlamento vestido con un inapropiado aliño indumentario, podrá parecerle correcto y adecuado al Secretario General de Podemos, pero si el Sr. Iglesias se molestara en preguntar aleatoriamente al resto de españoles, obviado su pertenencia política, comprobaría que su preferencia se decantaría por utilizar una vestimenta similar a la de los restantes diputados.

 

En cuanto su efusiva manifestación amorosa en el Congreso con otro diputado e ignorando la orientación sexual de ambos, infinidad de televidentes lo consideraron un gesto impropio y descaradamente preparado, interpretándolo más como un vulgar "morreo de postureo" y zafio reclamo publicitario que como reconocimiento hacia un compañero. Son miles las ocasiones en las cuales sus señorías se felicitan con un apretón de manos o incluso con abrazos y golpecitos en la espalda, sin que ningún medio se moleste en efectuar el más mínimo comentario.

 

Se rumorea que quizá el Sr. Iglesias sufriese un pequeño lapsus y confundiese el Hemiciclo con un plató de TV (de la Sexta, por ejemplo). Solventado el incidente erótico-festivo y con la humilde petición de que no se convierta en algo habitual, tampoco estuvo muy afortunado el líder podemita en su primera intervención en la tribuna de oradores donde se despachó a gusto con desafortunadas descalificaciones varias y a varios. Todo un tratado de elocuente oratoria. En cuanto a la intervención del viernes, quedó palmariamente demostrado que su sentido del humor deja mucho que desear y totalmente incongruente en cuanto a momento y el lugar.

 

Como estaba previsto, las intervenciones de sus señorías correspondientes al debate del pasado viernes día 4 , en general y salvo alguna excepción resultaron penosas y sin aportar el más mínimo argumento novedoso, muy propio de su pobreza oratoria y ausencia intelectual, apelando a todos los típicos tópicos habidos y por haber del caduco marxismo por parte de algunos y provocación y ordinariez en boca de otros con el acostumbrado intercambio de insultos. Por el gesto y caras de los padres de la patria, unido a las desesperantes y obligadas “pausas para aplauso”, por la velocidad con que abandonaron el Parlamento, todo parecía indicar que estaban deseando largarse y celebrar el viernes noches con sus señoras o parejas.

 

Descorazonador, por no utilizar otro adjetivo, resultó el discurso de investidura del caballero aspirante Pedro Sánchez (PSOE), sabiendo que se trataba de su segunda y última oportunidad tras haber cosechado el más sonado e histórico fracaso del partido (219 votos en contra, 131 a favor). El viernes, Sánchez se limitó a ofrecer una versión abreviada de la efectuada el miércoles anterior, pero sin añadir un “algo” que justificase su parca y ramplona intervención. Limitarse a citar nuevamente el tema corrupción como arma arrojadiza cuando el PSOE padece la misma pandemia, fue ridículamente pobretón. Lo cierto es que abandonó el Hemiciclo sin corbata y con la cara desencajada.

 

La cifra de los 219 votos en contra la llevará marcada a fuego toda su vida no la olvidará jamás pero esperemos que por lo menos le sirva para ser más humilde…En su partido hay varios que se la tienen jurada pero esperaran el momento apropiado para desquitarse y ahora no toca. Tras finalizar la ronda de participaciones, lo único que le quedó claro a la ciudadanía es que a partir del lunes nuevamente las distintas grupos políticos retomarán las reuniones, cóncalves, encuentros, públicas, privados, secretos o mediopensionistas, lo que en fino los políticos definen como “reanudar el dialogo".

 

En definitiva, la única solución pasa por alcanzar un pacto por necesidad o agotamiento, puesto que el tener que recurrir a repetir elecciones supondría un serio fracaso y no solo por la incapacidad intransigencia sino por la repercusión que tendría a nivel económico, creación de puestos de trabajo, necesarias reformas pendientes, etc. etc. Por último y comentado en todos los medios, tertulias y redes sociales, el solemne ridículo protagonizado por el presidente del Parlamento, Patxi López, demostrando su ineptitud, carencia de autoridad, dsconcierto, mirada extraviada, indecisión…requiere y con urgencia de unas sesiones de couching parlamentario. Lo presenciado en la última sesión de investiduro fue patético. Si ya estaba lo sufientemente deteriorada el comportamiento de nuestros diputados, tras los últimos acontecimientos y sin distinción de partidos ni personajes merecen la categoría de detestables.

 

Casi tres meses miserablemente desperdiciados desde el 20-D y todos enrocados en sus posicionamientos y a la espera de que cedan primero los “otros”. A Rajoy, Sánchez e Iglesias, cada uno con su estilo y maneras, les corroe la misma ambición y codicia , y es es lo único que trasciende y que verdaderamente les ocupa y preocupa. Para los ciudadanos nada ha cambiado. Los del PP, esperando como siempre el santo advenimiento , Podemos encizañando, descalificando y prometiendo, PSOE coleccionando derrotas y despropósitos y Ciudadanos predicando que hay que ser buenos y los pactos tambien existen. Por el momento ese es el tétrico panorama que nos ofrecen. Sólamente el pensar en una nueva campaña electoral resulta abracadabrante…..¡¡Tiempo al tiempo!!

Jueves, 03 Marzo 2016 17:33

La dimensión desconocida

por

Hace tiempo, instalada en el incomparable marco de una catedral románica,( contemplando arte y escuchando cantos gregorianos) me olvidé de todo lo que puede tentar a una persona: riqueza, ambiciones , corrupciones, etc … El repudiar toda falsedad, a muchos, nos libera de las flaquezas humanas, nos traslada a un mundo sencillo, lejos de la vorágine urbana, y eso es como vivir una dimensión desconocida.

 

Al salir del templo, ya respirando el relente de un anochecer sereno, mi joven acompañante y yo,comentamos que, fuera de pocos sitios más, estamos saturados de encuestas surrealistas, escándalos a todos los niveles, estafas, pillajes, efímeras revoluciones, disimulos y maquillajes.

 

Se busca rectitud y gente íntegra pero solo se halla engaño, obscenidad, pero la mayoría quiere retornar a los valores tradicionales porque está llena de dudas y angustias y necesitan volver a sus raíces.

 

No es una revolución efímera, sino profunda que intenta rescatar, de forma silenciosa y lenta, algo que se perdió no se sabe cuando : los ideales y las ilusiones. Queremos volver a los valores tradicionales.

 

No tenemos tablas salvadoras, han desaparecido los valores ¿A qué nos agarramos en momentos límite?

Esa es la pregunta que diariamente nos hacemos millones de españoles. ¿Hasta cuando nuestros políticos pretenden mantener tan caótica situación? Según parece, Pedro Sánchez por fin se ha percatado que para gobernar en España hay que posicionarse en los aledaños del centro, ser más flexible, conciliador, decir menos idioteces y en paralelo controlar la ambición y soltar menos baladronadas mitinearas. Criterio y orientación con el que al parecer se ha elaborado el documento de las 66 páginas para lograr el acuerdo entre PSOE y Ciudadanos, cuyos contenidos básicos: unidad de España, igualdad de ciudadanos, corrupción, estabilidad presupuestaria, etc.

 

Perfectamente habrían sido admitidos por el PP con ligeros retoques, pero que Rajoy, rotundamente equivocado y peor aconsejado, renunció al desafío. Como era de esperar, tal forma de proceder, originó un gran enojo por parte de Pablo Iglesias y sus podemitas que rompieron todo tipo de negociaciones con el PSOE, y de paso, anunciar que votarán no a la investidura de Sánchez.

 

Con cierta e inoportuna vanidad, unido su peculiar aritmética electoral por parte de los firmantes del pacto, lo presentaron incluso como un acuerdo de investidura y legislatura, cuyo contenido se separa ideológica y drásticamente de Podemos y sus marcas blancas defensores de posiciones anti-sistema, de extrema izquierda, con un modelo de Estado de economía intervenida y una codicia desmedida que nunca han ocultado, reclamando para su formación en las conversaciones mantenidas con el PSOE, la vicepresidencia y las carteras ministeriales de mayor repercusión. Postura que "por el momento" ha alejado a Podemos de toda posibilidad de gobernar, con mayoritaria satisfacción de gran parte de españoles.

 

Es muy triste el reconocerlo, pero el intento de formar Gobierno, tras casi 70 días de inútiles debates, está generando tal crispación que ha superado a los insultos y reproches intercambiados en la pasada campaña electoral. Las cadenas de TV, con ciertas excepciones, están llenas de basura, plagadas de banalidades y rezumando ordinariez como tendencia general, para luego consolarnos con la ridícula frase de “es lo que vende”. Se nos dice que estamos en otra situación, en otro momento, que ya somos demócratas, pero lo ciertos es que los errores se repiten, los trincones siguen trincando y los avances no terminan de aparecer y por ende, asumirse.

 

Sobre el escenario montado con motivo de la firma del pacto entre Sánchez y Rivera, ambos elegantemente trajeados y encorbatados, rubricando e intercambiado sendas carpetas de piel oscuras, indujo a muchos españoles a pensar que poco menos ya teníamos nuevo Gobierno y presidente, cuando es notorio que ninguno de los dos partidos suman los diputados suficientes. No obstante y dado que disponemos de una abundante pléyade de ilustrados politólogos de barra ,rápidamente vaticinaron que la susodicha puesta en escena obedecía a la creación de ambiente a favor de ambos partidos de cara a la repetición de elecciones a finales de junio. Nuestro auténtico problema.

 

O al menos uno de los más destacados, es que todavía no hemos sido capaces de asumir que el bipartidismo ha fenecido en España (por ahora), si bien no estaría demás el comenzar reconociendo que la iniciativa del PSOE-Ciudadanos es algó inédito, que aunque desconocemos en que desembocará, constituye un presunto paso adelante en unos momentos tan críticos como los que estamos padeciendo y a su vez intentando una necesaria regeneración, que nos permita acabar con tanto enfrentamiento, no remover más a los muertos y dejarlos que descansen para siempre.

 

Pretender hacer política a golpe de descalificaciones como le gusta a Podemos es una equivocación, que nada tiene de progresismo ni reformismo y si de descarado revanchismo, motivado por el complejo de resentido que arrastra su líder Pablo Iglesias. PSOE y Ciudadanos, modificando parte de sus principios y cediendo a la necesidad de los pactos, están tratando de demostrar que el sentarse a negociar, razonando y discutiendo se pueden lograr acuerdos.

 

Hora es ya de erradicar tanto cainismo que solo engendran odios y rencores que a todos perjudican y tienden a retrotraer a nuestro país a épocas anteriores nada deseables. Tratemos de recuperarnos, sabemos hacerlo, pero si partidos y políticos continúan persiguiendo la ambición como principal cometido ¡¡aviados estamos!! No obstante y a pesar de la glosada "buena voluntad" pactista exhibida por ambos formaciones, en el caso del PSOE y si líder Pedro Sánchez, cada vez son más las voces que identifican el parecido existente entre el incalificable Zapatero con el imprevisible caballero aspirante Sánchez y sus repentinos cambios con tal de trepar a la presidencia del Gobierno.

 

En 24 horas es capaz de modificar criterio y decisiones si sospecha que las anteriores le pueden suponer el no alcanzar el poder. Su irreprimible desee de figurar puede significarle que, si no consigue en esta ocasión sus objetivos puede suponerle el tener que abandonar la política para siempre o bien a patadas propinadas por sus propios compañeros....¡¡Tiempo al tiempo!!

Teniendo en cuenta que el tema del Día Internacional de la Lengua Materna de 2016, a celebrar el 21 de febrero, nos insta a profundizar en una educación de calidad, partiendo de la diversidad lingüística como gran riqueza, se me ocurre pensar en nuestras propias raíces filológicas, o sea en el pensamiento mismo del alma, que realmente es aquello por lo que existimos, nos movemos, sentimos y pensamos.

 

En consecuencia, toda comunicación es un auténtico diálogo en el que se entretejen un montón de sensaciones interiores con el plurilingüismo del cuerpo, que tiene en el seno materno que nos acoge la primera escuela de vida, donde comenzamos a familiarizarnos con los diversos universos que palpitan por doquier. Es este vínculo de familia el que da fundamento a la palabra, enhebrándonos a través de ella, desde la proximidad del espíritu, con aquellos que nos han precedido y nos han puesto en condiciones de cohabitar. Por eso, todos los linajes son fundamentales, aunque solo sea para redescubrimos, con ello estaremos creciendo en una trama unitaria de voces múltiples y cada una insustituible.

 

En este sentido, nos alegra que a través del proyecto "Sistemas de Conocimiento Locales e Indígenas", la UNESCO subraye la importancia de las lenguas maternas y locales como medios para salvaguardar y compartir las culturas y los conocimientos indígenas, que son grandes minas de sabiduría.

 

En efecto, la mayor sabiduría que existe es conocerse a uno mismo, además de saber utilizar este conocimiento. De nada sirve cosechar títulos formativos si luego no sabemos escuchar, discernir, pensar; y, en igual proporción, ser humildes para poder reconocer nuestra propia ignorancia que es mucha, más de la que creemos. Estoy de acuerdo que el uso de las lenguas maternas en el marco de un enfoque plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres y a los hombres y a sus sociedades. Está bien, por tanto, reconocer y promover este potencial para no dejar a nadie rezagado y construir un futuro más justo y sostenible para todos. Pero el desafío debe ser aún más profundo, tenemos que aprender no solo a narrar, también a sentir.

 

La indiferencia es el gran problema de este siglo. En lugar de excluir, la especie en su conjunto, como comunidad viva ha de hallarse cercana, aprendiendo a acompañar, a compartir, a vivir en definitiva unida y a no hallarse contra sí misma. De ahí lo fundamental que es impartir la educación en la lengua materna, o sea en la del espíritu, para poder cambiar actitudes, pues tan prioritario como trasladar contenidos, es avivar sentimientos que nos conduzcan a hacer por los demás, lo que quisiera que hiciesen por mí.

 

Ciertamente, cada uno, niña o varón, mujer u hombre, debe contar con las herramientas necesarias para participar plenamente en la vida de la sociedad de la que forma parte: este es un derecho humano esencial y un vector de sostenibilidad en toda iniciativa de desarrollo; pero, igualmente, hemos de fraternizarnos todos los cuerpos más allá de las meras apariencias, pues la realidad es el alma, que es lo que verdaderamente nos sustenta como humanos. Considero, por consiguiente, que el Día Internacional de la Lengua Materna es un momento propicio para que todos nosotros nos pongamos a recapacitar sobre la importancia de la lengua vernácula, como lenguaje que llega al corazón del pueblo, como instrumento de concordia, al manifestarse con particular ternura, ya sea a través de una lengua local o una lengua de gran comunicación.

 

Las raíces maternas van a permanecer por siempre en ese destino colectivo de toda la humanidad, que ha de hacer todo lo posible por contribuir a la coexistencia armoniosa de la multitud de jergas que se hablan en el mundo. Precisamente, esta diversidad lingüística y cultural es quizá nuestra mayor oportunidad de cara al futuro: para la creatividad, la invención y la inserción. No la desperdiciemos. Con lucidez avivemos una diversidad reconciliada. No hay mayor conciliación para el espíritu de cada cual, que armonizar sentimientos y convenir que la belleza vive en nosotros a poco que la fomentemos, lejos de cualquier uniformidad, pues hay que reconocer y aceptar con alegría los diferentes pensamientos. No olvidemos que en toda lengua hay un mar en el que están cautivas todas las olas, con sus vaivenes de dichos y contradichos.

 

Quizás, eso sí, debiéramos pensar que lo que has de decir, antes de decirlo a otro, debieras decírtelo a ti mismo primero. Seguramente tendríamos menos conflictos a la hora de la acción, pues todas las lenguas han de partir del alma, consiguiendo de este modo, una mejor supervivencia de vidas y un acceso humanitario más inclusivo mediante el pulso de la acogida. Indudablemente, tras esta época inquietante se necesita que las lenguas se interrelacionen íntimamente, algo tan preciso como urgente en un momento en el que se viene quebrantando hasta los fundamentos morales de la propia existencia humana, con la consabida deshumanización en todos los idiomas del orbe. Ante esta realidad, sería bueno poner de relieve las múltiples funciones que tienen las lenguas para la formación del espíritu en el sentido más amplio y para la cimentación de una ciudadanía mundial más hermanada.

 

A veces se producen signos esperanzadores como el encuentro del Santo Padre Francisco con su Santidad Kiril, Patriarca de Moscú y de todas las Rusias, al "hacer un llamamiento a todos los países involucrados en la lucha contra el terrorismo, a las acciones responsables y prudentes". Otras veces, las lenguas son también puntos de inicio para el logro de un corazón más auténtico que nació para no estar quieto en ninguna parte.

 

Nos mueven tantos deseos, que no hay fronteras geográficas para impedirnos el impulso de saber mirar y ver a nuestro alrededor, nuestras propias miserias humanas. Los ortodoxos y los católicos a menudo trabajan hombro con hombro. Esto me gusta. Ellos defienden la base espiritual común de la sociedad humana, dando testimonio de los valores evangélicos. También las lenguas, que son el pedigrí de las naciones, a través de sus formas diversas de expresión generan conocimientos, dando prueba de los valores humanos. Valor es lo que se precisa para elevarse y conversar; pero también es lo que se requiere para escuchar y hacer silencio.

 

Al fin y al cabo, nada está perdido si se tiene la valía de hacerse valer con el valor de empezar de nuevo. Nunca es tarde para que las lenguas maternas convivan con otros pensadores y otros pensamientos, con la adquisición de otros lenguajes. Todas las lenguas están vinculadas entre sí por sus orígenes, al corazón de su generación, y las prestaciones que se hacen unas a otras, es lo que da claridad para comprender, escribir y expresar la realidad que nos circunda, donde siempre están presentes elementos de ensoñación y poesía, pues todo lo que somos es la consecuencia de lo que hemos madurado; fundado en nuestras reflexiones y concebido a través de nuestros pensamientos.

 

Ya lo decía Aristóteles, en su tiempo: "lo que tiene alma se distingue de lo que no la tiene por el hecho de vivir". No le faltaba razón. Hay un incesante esfuerzo, ya no solo por vivir, por comunicarse corazón a corazón. Es otra manera de estar. Son las relaciones entre conciencias lingüísticas lo que da sentido a la vida. Imagino, luego soy. Hágase pureza y materialidad.

El domingo día, 14, para celebrar "el día de los enamorados", y como castigo preventivo según interpretan algunos por temor a ser citada por el juez en el caso Púnica, la hasta ahora presidenta del PP de Madrid, presentó su dimisión a través de los medios, tras haber informado previamente al presidente en funciones Mariano Rajoy quien le contestó por mensaje "te entiendo".

 

Tratándose de una novedad, tal dimisión nunca podría haber sido considerada como algo insólito, tras haberse descubierto presuntas irregularidades sobre la financiación del partido Popular de Madrid. Si bien es cierto que tal dimisión le supone otro golpe más a la cadena de incómodos sucesos que están deteriorando a la formación conservadora.

 

Nadie ignora que Rajoy para calmar su venganza por las dos derrotas que le fueron infringidas por parte del PSOE, y para mayor escarnio gobernando el nefasto Zapatero, necesitaba y contaba con una segunda legislatura, que auguraba obtener sin grandes dificultades tras la aplastante mayoría absoluta conseguida en el 2011, pero la caprichosa aritmética unida a su desafortunada gestión y la imparable corrupción, terminaron con su sueño y el de unos cuantos millones de votantes del PP que nunca imaginaron tan desastroso final como el que se está fraguando contra el presidente en funciones.

 

La repetición hasta la saciedad de los éxitos conseguidos por don Mariano: evitación del rescate, mejora de la economía, creación de empleo (relativamente), etc. nunca resultaron suficientes para mitigar los destrozos cosechados por la corrupción conservadora. Parafraseando el principio del químico francés Lavoisier, “En España la corrupción se crea, no se destruye y además se multiplica”. Ahora, Rajoy, a pesar de haber ganado las pasadas elecciones del 20-D, es el candidato con menos posibilidades para repetir legislatura, algo conseguido hasta por el lunático y experto contador de nubes ZP y con la merecida crítica de muchos miembros de su partido como lo han demostrado los pésimos resultados cosechados enlos últimos comicios.

 

La manifiesta carencia de liderazgo por parte del aún presidente, lamentablemente, aparece justo en los momentos que resulta más necesaria. Nadie o muy pocos saben lo que piensa y pretende, salvo el permanecer en La Moncloa, limitándose a ver pasar los días y aburriendo a los ciudadanos con los mismos mantras que ha venido repitiendo durante los últimos cuatro años.

 

Cualquier cosa menos tomar decisiones tendentes a solucionar los problemas más urgentes, características que en efecto le diferencian de los verdaderos líderes. Existen múltiples ejemplos, pero es suficiente con el desafortunado tratamiento con que que ha gestionado el independentismo catalán. En cuanto al ya mencionado gran problema de la corrupción que corroe e invade al partido con reiteración inaudita y casos de todo tipo, ya no pueden ser ocultados como años atrás.

 

El barco se hunde y las ratas se denuncian unas a otras aprovechando que los chivatazos con documentación adjunta, actualmente son muy bien remunerados. Los medios de comunicación actuales realizan un periodismo de investigación con una contundencia y profesionalidad extraordinaria y la resdes sociales tampoco perdonan.

 

Tema que por cierto todavía no han aprendido a manejar los populares. Curiosamente, la cita lacra, cuantas mas medidas se han arbitrado para erradicarla, más casos aparecen. Disponer de un dinero extra para lujos y caprichos, se ha convertido en consustancial e indispensable para cierto colectivo de la clase política o muy bien relacionada con ella.

 

Los tinglados de corrupción se están especializando por días y los chorizos que las manejan utilizan estrategias muy complejas y cubriéndose unos a otros. Todo este miserable crimen de aprovechamientos y apropiaciones ha llegado a generar tal grado de repugnancia entre la ciudadanía que el voto, ineludiblemente, tenía que acusarlo como así ha sucedido. Y la sra.

 

Cospedal García, que obviamente como muchos otros altos cargos del Gobierno y partido sufren incomprensiblemente de ignorancia permanente, se conforma una vez más llamando al extesorero del PP, Bárcenas, mentiroso y sinverguenza…¡¡Gracios!! ¿verdadd? Existe una corriente cada vez más en boga consistente en votar al menos malo, o menos canalla, o menos chorizo y tapándose la nariz, lo que no sucedía años atrás en que los votantes concurrían a sus respectivos colegios muy satisfechos de apoyar a sus partidos, convencidos de estar cumpliendo un deber ciudadano….¡¡Menudo panorama!! y nuestra quería prima (la de riesgo) nuevamente llamando a la puerta...

Domingo, 07 Febrero 2016 23:38

Carnavales

por

Dijo un hombre sabio que los recuerdos son el único paraíso del que no nos pueden expulsar, así que me agarrémon a ellos con todas nuestras fuerzas porque es como una riqueza, deparada por la propia existencia.

 

Uno de estos recuerdos es el de los Carnavales en el que emerge mágicamente la figura a de mi padre, pues es el distintivo de ese pequeño mundo que yo creo, , basándome en la realidad Empezaba hablando de la Puerta Falsa,( de la Muralla de Lugo ), vinculada a los carnavales de antaño,, y nos alertaba de unas fiestas divertidas pero también peligrosas con su secuela de reyertas, palizas y navajadas tan frecuentes en aquellas calendas.

 

La verdad es que nos tenía atemorizados a todos los hermanos, no obstante, siempre mi hermano, siempre se arriesgaba a respirar la atmósferadel Martes de Carnaval, aún cuando hubiera riesgos.

 

Detrás, le seguía alguno de nosotros, pero cuando tenía un pié en la calle, mi padre daba la puntilla. ¿pero es que no os acordais de lo que pasó en la Puerta Falsa?..... Con esta pregunta creaba suspense en el ambiente y detenía al osado, asustado. por las historias que él evocaba.

 

Unas veces , en la citada puerta lucense, donde se reunían varias comparsas con vistosos disfraces, organizaban una ceremonia, normalmente un entierro, y el que iba en el féretro parecía realmente muerto, otras veces se trataba de parejas que se intercambiaban y terminaban pinchándose unos a otros, en medio de los efluvios etílicos.

 

En otras la cuestió adquiría tintes trágicos como el caso de la jovencita disfrazada de bailarina de ballet en una noche gélida,que no superó una bronco-neumonía y la exhibición de palizas brutales, que exigían la presencia de ambulancias por alto consumo de alcohol. Estos eran los riesgos de los que mi padre nos hablaba. Así que diversión sí, pero ante todo prudencia ante el peligro.  

Al igual que Viriato, pastor lusitano, juró odio eterno a los romanos. Pedro Sánchez y Mariano Rajoy se profesan el mismo sentimiento, y ambos con méritos más que suficientes para desaparecer de la escena política española por múltiples razones aunque de distinta índole, pero vinculados por una irreprimible ambición, motivo por el cual, en la más que probable repetición de elecciones generales, deberían renunciar a ser candidatos y no solo por su animadversión patológica, sin que los españoles compartamos la falta de entendimiento entre partidos y sus inútiles líderes dedicados a destrozar el país, mientras la aspiración de los ciudadanos se centra en vivir en paz y con cierta dignidad ¿Tan difícil es entender semejante planteamiento?

 

En otra línea y si prosperase el acuerdo entre PSOE y Podemos, con Pablo Iglesias como Vicepresidente del Gobierno, nos encontraríamos con un alto cargo que defiende el derecho a decidir, incrementar el gato público, etc., con lo cual, nuestras posibilidades de consolidar el incremento económico de los últimos años se vería muy cuestionado, con la consiguiente pérdida de la inversión extranjera y huida de capitales que ya ha comenzado a producirse. Últimamente, nuestros dirigentes están confundiendo el ejercicio de la política con la intransigencia y sus caprichos, haciendo gala de una inmadurez, egoísmo y ausencia de criterio a raudales.

 

Como en otro sentido está proliferando el “consultar a la militancia”, lo que considerado bajo el prisma democrático nada tiene que objetarse, si no fuese utilizada como escusa para cubrirse y eludir responsabilidades o criticar al enemigo. Concretamente en el PP, todo parece indicar que Rajoy, al más puro estilo arriolano, basa su esperanza en que Sánchez (PSOE) se la pegue para que al final tenga que aceptarse su oferta del tripartito (PP-PSOE-Ciudadanos), algo que la mayoría de los socialistas rechazan con su líder a la cabeza (antes muerta que sencilla…), pero a lo que jamás alude don Mariano es que nadie quiere un partido carcomido y acorralado por la corrupción que nos invade.

 

Es inadmisible que el Gobierno esté dependiendo de los casos asumidos por la Fiscalía: Púnica, Taula..y lo que venga. Otro aspecto a considerar es el clima de reproches que se está generando en el seno del partido conservador por ignorar que es lo que pretende su líder. Como afirman algunos parlamentarios..”no hemos celebrado ni la victoria del 20-D”.

 

Repite siempre las mismas monsergas, se cruza de brazos y a esperar el ‘santo advenimiento’ que nadie sabe en que consiste y solo añade desprestigio generalizado y críticas internas sobre su mediocre gestión, demostrándose una vez más que el liderazgo de Rajoy es muy endeble, trasladándolo todo a sus vicesecretarios. Ya puestos, cabe pensar que quizá en algún momento desafortunado, el presidente llegó a pensar que el Rey podría prestarse a una posible colaboración lo cual es absurdo, dado que la figura del Monarca no puede ser vinculada a la estrategia de ningún partido ni orientación política.

 

Su misión se limita a proponer a un candidato y punto. Si algo tiene medianamente claro los ciudadanos es que no se puede vivir en estado de permanente incertidumbre e ignorando que va a ocurrir y sin un proyecto de Gobierno a corto plazo. Son muchos los que se inclinan a pensar que Rajoy no pierde la esperanza de que el secretario socialista termine estrellándose y media España acuda en peregrinación a La Moncloa para rogarle que se digne a representar el tripartito que fue la primera y única de sus propuestas, todo ello imaginando que habrá que celebrar unas segundas elecciones como ya se ha comentado en los telediarios del sábado día 5. Para que nos entendamos: Sánchez va de farolero, Rajoy de santón y precavido, Rivera de abrazafarolas e Iglesias dispuesto a saltar sobre la pieza, o sea, “nada con patatas” Atentamente.

La auténtica realidad que motiva el conjunto de dificultades que están surgiendo para la formación del Gobierno tras las elecciones del 20-D se llama “ambición”, eso que ciega a nuestros políticos por mucho que pretendan ocultarlo y disfrazarlo. Viven perturbados persiguiendo el poder. El resto, comenzando por los ciudadanos y sus problemas les importa una higa.

 

Lo que no suponga la formación de equipos de trabajo dotados con personas inteligentes, cualificadas y honradas para tratar de alcanzar acuerdos y desbloquear la compleja situación, se convierte en una miserable perdida de tiempo. No olvidemos que Rajoy se está jugando su último cartucho, y el no salir investido implica su muerte política, con el agravante de pasar a la Historia como “Mariano el Breve” por no haber conseguido una segunda legislatura, lograda hasta por el nefasto e innombrable Zapatero (PSOE). Algo similar a lo que le ocurre a Sánchez, aunque en su caso, el no alcanzar la presidencia significará el tener que abandonar el partido a y patadas.

 

Y todo ello aderezado con un tercero en discordia, Pablo Iglesias (Podemos), tan ambicioso o más que los otros dos juntos, pero infinitamente más maniobrero, peligroso e inteligente que los otros dos líderes popular y socialista, aunque le perderá su espíritu de resentido. Una segunda razón por la cual no se avanza en las negociantes, es que no solo está en juego el futuro de Sánchez y Rajoy, sino el de colectivo compuesto por unos 3.000 personajes de ambos partidos, PP y PSOE, pertenecientes al Gobierno, Partido, empresas públicas y un largo etc. que perderán o accederán a tales puestos y las canonjías que ello conlleva.

 

Es lamentable que transcurridos más de 40 días desde la celebración de las E.G. , ninguno de los partidos ha propuesto un programa serio y coherente de negociación. Acertado o equivocado, Pedro Sánchez continúa empecinado en su "no" a Rajoy. Ahora y como penúltimo recurso, ante la presión de las federaciones rebeldes, informó al Comité Federal del pasado sábado día 30, que previamente se someterá a consulta un posible pacto de investidura o de gobierno con otros partidos, imaginando que con dicha maniobra intentará ganar tiempo y evitar a los barones, pero que si le sale mal puede originar la fracturación del partido.

 

La ausencia de altura política de Sánchez´, puede significar un alto costo para España al infundir desconfianza en los mercados que ya han comenzado a tomar medidas precautorias. Ya está bien de dar la tabarra con tanto "progresismo y reformismo" para desviar su irreprimible ambición. Como reza el refrán, “llorar sobre la leche derramada” es inútil, pero aunque a don Mariano no le gusta que se lo recuerden, la indolencia (dicen que inoculada por su asesor Arriola) pasa factura y en política doblemente.

 

A modo de ejemplo. cabria recordar que hace tres años, Rajoy pudo perfectamente aprobar una reforma de la Ley Electoral introduciendo doble vuelta y evitándose los chantajes actuales, pero entre desidias y temores, todo se quedó en agua de borrajas, basándose una vez más en la estúpida máxima arriólica de que “no hay que hacer nada porque el tiempo lo arregla todo”. Mayor gilipollez imposible.

 

En el PSOE, todo parece indicar que Luena, su Secretario de Organización, más que hombre de confianza, actualmente ha pasado a ser la cabeza pensante del partido, no pudiéndose negar que tiene razón cuando alega que pactar, supondría blanquear al PP cuya corrupción, por mucho que se empeñen en esconderla no para de brotar. Nadie concibe que en pleno siglo XXI y con los medios que cuenta un partido en el poder, no sean capaces de averiguar hasta donde llega esta lacra plagada de cohechos, apropiaciones indebidas, abusos, etc..

 

Tal estado de cosas obedece al continuado ejercicio de taparse unos a otros para seguir disfrutando de la mamandurria, pero lo que sucede es que cuando cualquier miembro de la “camorra” no está conforme con la cuantía de su mordida, larga, y sabe perfectamente donde hacerlo y a quien filtrárselo, para que al día siguiente sea portada de periódicos y pasto de las redes sociales, medio en el que los populares todavía no han aprendido a moverse. ….¡¡Tiempo al tiempo!!

Es verdad que cada día estamos más acorralados por nuestras miserias. Hay como una explosión de desdichas, infortunios y desgracias, que nos desilusionan, cuando en realidad lo que tenemos que mantener es el ímpetu para poder seguir adelante. Sea como fuere, no podemos permanecer en las tragedias, necesitamos poner en valor nuevos anhelos, con lo que esto supone de oportunidad y vida. Esto no es nuevo, nuestra historia como especie es un diario de contrariedades, de avances y de crisis, de lucidez y de estancamiento; pero, no por ello podemos pensar en clave apocalíptica, aunque tengamos la tentación de hacerlo, al contrario necesitamos activar el intelecto y la voluntad de cambio.

 

Pienso que es tiempo de conversar mucho, también de escuchar más, para poder confluir en nuevas ideas que nos pongan en movimiento. Considero, por tanto, que no hay futuro para ningún país, para ninguna sociedad, si no sabemos ser todos más humanos, o sea, más fraternos y solidarios. Por consiguiente, cada día estoy más convencido de la necesidad del reencuentro del ser humano con su propio linaje, lo que exige una buena dosis de amor para que se impulse la cultura del acercamiento. El ser humano no puede aislarse en su propio endiosamiento, necesita compartir, vivir la cercanía, sentirse parte del engranaje de la vida, para poder encender en su corazón la esperanza. Sin ella, no hay vida, se pierde todo estímulo vital, perdemos perspectiva, los horizontes se limitan y la realidad misma nos atrofia.

 

Ante esto, lo que procede es tomar conciencia de un mundo herido, que precisa restablecerse, y, por eso, tenemos que ser capaces de construir auténticas relaciones humanas, sustentadas en el respeto de unos para con otros y en la autenticidad del lenguaje en coherencia con el hacer. Deberíamos, pues, impulsar esta multiculturalidad, para que disfrutando de su inmensa riqueza, podamos convivir nuestras diversas identidades. Espero ardientemente que el sentido de unión y unidad ciudadana no se ponga en entredicho jamás. El mundo necesita manos abiertos, que sepan cobijar y no marginen; también manos ilusionantes y pacificas, que sepan armonizar en lugar de enemistar. Quizás tengamos que dar un mejor uso a los altavoces para llegar al corazón de las gentes.

 

Ejemplo preocupante de esto es el dramático fenómeno de los grupos terroristas que continúan utilizando internet y las redes sociales para sus actividades, incluida la incitación a cometer actos terroristas, el reclutamiento de combatientes, así como la preparación, financiamiento y ejecución de ataques. Desde luego, una convivencia basada en relaciones de interés, y no de amor; de poder y no de servicio, no tiene nada de humano.

 

En consecuencia, deberíamos tomar otro ánimo más desprendido, ponernos en el lugar del otro, vivir con el otro y por el otro; porque al fin, todos somos lo que somos por los demás. Nos interesa, en consecuencia, un mundo más habitable, con menos negocio y más acción comprensiva. Soy de los que piensa que debemos recomenzar de nuevo, y para esto hace falta ese ímpetu de obrar acorde con los principios de derechos humanos. Pero claro, para este nuevo inicio, hace falta antes reconciliarnos de verdad unos con otros. La humanidad no ha aprendido aún que los riesgos de dar armas a los grupos que hoy se consideran "combatientes por la libertad", mañana serán terroristas, como ha ocurrido en repetidas ocasiones.

 

Por muchos golpes de pecho que nos demos, aún no hemos asimilado los errores del pasado. Sabemos que la violencia no lleva jamás a sosiego alguno, y dejamos que se acrecienten los hechos delictivos. Estamos al corriente de que las armas son el mayor negocio, y renunciamos a destruirlas.

 

Otras veces hablamos de asistencia humanitaria, y en realidad es asistencia interesada. Lo verdaderamente repugnante es que la maldita mentira, o la verdad mal entendida, o el silencio de la complicidad, nos esté dejando una podredumbre que, ciertamente, nos desconsuela. Aún estamos a tiempo, para quitarnos las angustias y tomar el impulso del ciudadano despierto. Querer es poder. Que una luz reaviva otra luz, pues casi siempre vive mejor el pobre dotado de valentía que el rico sin ella.

Martes, 26 Enero 2016 18:40

Adi Hudea

por

Es una imagen que Impresiona solo verla, por el gesto que hace, por su prematura actitid inconfundible de rendición :Hablo de un niño de cuatro años cuya mirada asustada observa un mundo hostili en el que se atenta contra su vida naciente.

 

Una pistola le apunta.y él responde de la única forma que sabe, levantando las manos,y mascullando con los labios inferiores mordientes algo así como ¡me rindo. Pobre criatura, ella y las demás que viven en un ambiente.bélico donde desconocen el nombre de la mayoría de los objetos que les rodean.

 

Acaba de ingresar en un campo de refugiados, junto a su madre y tres hermanos, con cara compungida pues su padre ha muerto y su hogar fue destruído .Esto es la guerra, muerte y devastación,a dosis masivas .

 

Es bien cierto que lo que acaece en otra parte del planeta conmueve hasta los corazones más fríos y duros. Cuando un pueblo o pueblos, se encuentran en guerra,la situación no puede ser peor: están unos  enfrentados con otros, o todos enfrentados con todos. Algo parecido a  lo que pasa en nuestra patria, querida pero complicada.

 

Este niño, nuevo habitante del campamento de Htmeh, no sabe que lo que le apunta es una cámara fotográfica, no una pistola y tiembla por su vida.

 

En el campamento no se preocupan en absoluto de la educación de los niños, por eso se entienden, casi siempre, merced a los gestos.

Página 3 de 20

NG Anuncios Destacados


  1. ANUNCIOS DESTACADOS
  2. + PUBLICAR ANUNCIO VISIBLE EN TODO EL PERIÓDICO (20.000 visualizaciones / día)
Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

JPG | PNG | GIF (MAX. 200X200px | 150Kb)


Entrada no válida

0,00 EUR


All CMS Templates