PONTEVEDRA  |  A CORUÑA  |  LUGO  |  OURENSE  |  SANTIAGO  |  VIGO

Sábado, 17 Octubre 2015 12:31

Coletazos de rebeldía

por

El arzobispo de Valencia cardenal Antonio Cañizares, tiene el mal “hábito” (no de su vestimenta) y la boca demasiado ligera al permitirse el lujo dialectico de decir en voz alta que la miseria en España es pasado, que eso de estar los túneles llenos de individuos excluidos de la sociedad en aumento o las calles despejadas de mendigos ocupando buena parte de las principales calles de muchas localidades de nuestra geografía es pura envidia a un Gobierno que ha sido capaz de llevar a cabo políticas de austeridad, las cuales han válido para el repunte económico de nuestro país.

 

¿O esté personaje está abducido por los favores del excesivo catolicismo de algunos populares o, por el contrario, ha visto la luz en el túnel para satisfacer los deseos de la Curia en seguir su total desafección en el pago de impuestos al erario público por los bienes acumulados durante siglos? No es de buen cristiano tratar de ocultar la pobreza del alma con la riqueza abundante en la que otros viven sin decoro siquiera para disimular su opulencia deberíamos decirle a esté emisario de Dios en una Tierra que pisa con zapatos de suela gruesa.

 

Los refugiados se han convertido en una pesadilla para la Iglesia, la curia se pone nerviosa ante el ascenso del número de inmigrantes que vienen huyendo de la guerra y los máximos dignatarios que fueron nombrados parroquianos mayores advierten el peligro al acecho de caer el catolicismo ante el desproporcionado número de migrantes venidos de tierras islámicas; musulmanes que desean volver a sus hogares son mirados con gesto receloso por obispos, cardenales, sacerdotes y hasta algún que otro monaguillo de una pedanía lejana cuando la realidad es bien distinta, el deseo por volver a sus países reina sobre su intención de convertirse a la doctrina católica ganadora hace siglos en la llamada Guerra Santa para acabar con los infieles. Un poco desproporcionado es el amigo Cañizares en sus declaraciones, aunque más bien se diría que tan solo atiende a su disposición de ceguera absoluta con los problemas de la calle y convierte a Cáritas en la mentirosa uniformada que muestra estadísticas de miseria.

 

La Iglesia y Caritas, siempre de la mano, son ahora opositores y contrincantes, unos con fundamento y otros al calor de los hábitos, las joyas y los opíparos platosen la mesa a diario. Salgan señores obispos de la mano de los gobernantes políticos y vean sin miedo la realidad que no conocen; salgan de las burbujas inmisericordes de su poder y traguen la pobreza de los ciudadanos autóctonos y a esos otros que tenemos el deber de convertir en vecinos, aunque este deber proceda del sentimiento intrínseco de solidaridad ciudadana innato en nuestra sociedad y no por la ayuda de quién trata a Cáritas como aranero mediocre sin fundamento en sus análisis e incoherente con la realidad de la calle.

 

El ministro Montoro debe ser la persona más dichosa al mirarse en el espejo y ver frente a sus ojos la imagen de un personaje seguro de sí mismo y carente de complejos. Ensañado con todo aquello que no sea ininteligible como sus demoledores discursos en los que las cosas se saben porque se saben y son porque así las hace él y punto final, se atreve a despreciar todo lo que no sean sus propios alegatos, jeroglíficos insufribles que dejan con la boca abierta a más de uno que sin mirar su aspecto les suena a un tono desafecto con los ciudadanos que no son de su propia medida.

 

El decoro y la mesura no son cualidades de los representantes políticos a la hora de ensañarse con sus opositores en el Parlamento y no dudan mandar al psiquíatra a todo aquel al que se le ocurra llevarles la contraria ¿Pues entonces, que oposición es esa que ellos pretenden tras unas elecciones que les pondrán en el lugar que les corresponde? Habrá que reflejar en las páginas web del ministerio, diputación o municipio al igual que los ingresos de sus respectivos mandatarios, un informe médico que no aluda a enfermedades de carácter psíquico procedentes de no ser compatible con el cargo que desempeñan; todo eso a raíz de los desconsiderados modos del ministro de Asuntos Exteriores del actual Gobierno popular. Tenemos leyes sujetas a debate, juristas con el pie cambiado que no atienden a normas fuera de las estrictas para cada caso en cuestión. Sin embargo, si la ley se sobrentiende justa y la justicia no es aplicada según capítulos, más de uno se cree en la posición de arremeter contra los Tribunales por entender que la ley no le ha sido aplicada como debiera.

 

En fin, que eso de los poderes separados no se lo cree nadie con algo de sentido crítico despierto, la política se posiciona a la sombra del jurista, el jurista a las órdenes de la política y la legislación se aplica presuntamente según sean los poderes de grandes. Todo esto sin mención al posible objetivo del Presidente del Estado sabedor de los exiguos momentos que le quedan en el despacho de Palacio y trate de sacar de la escena política arrastrándole en su caída a quién no fue capaz de derrotar con las armas de la diplomacia que a un buen gobernante se le presumen.

 

La coraza de soberbia tras la que se tapan estos directores de una orquesta con el único sonido de los estómagos vacíos es tal que, a duras penas podemos advertir un poco de educación al traducir las reflexiones apropiadas y atajar a tiempo los insultos que se nos vienen a la boca y aparcamos en la comisura de los labios para soltarlos en silencio por sí además, son capaces de poner una demanda a la realidad más recalcitrante que la sociedad advierte.

 

Cuánto va a sufrir el ministro de Hacienda a partir del mes de Diciembre, las uvas se le volverán agrias en la boca y el espejo del egocentrismo se le vendrá encima, tal vez entonces comprenderá que con mirar a través de la ventana vera la tiranía de su austeridad proclamada y entienda que no se puede llamar mentirosa a una organización que apenas tiene tiempo suficiente de satisfacer las demandas ciudadanas o el café caliente de un mendigo atrapado en un pozo sin salida y envuelto entre cartones sobre los que se llega a leer la palabra “frágil” como si de una proclama social se tratase.

 

Apenas les queda tiempo para sincerarse con la ciudadanía a los representantes del Gobierno, empezando por su líder sin embargo, provocan las risas del mundo hablando en catalán lo que no aspiran en otro idioma que el de la ausencia de lealtad en sus formas a la vez que de manera soberbia como es de costumbre, se ponen a falsificar la verdad en imágenes basadas en poner como ejemplo la sanidad para engrandecer su programa electoral llevado a cabo durante la legislatura. Vino a raudales, tortilla española y taquitos de queso para brindar por una victoria que solo es de ellos, de su propia identidad, de su ideología atrasada y de una despedida sin aparente miedo a desafinar en campaña, manteniendo hasta el final su postura de malsana superioridad.

 Es público y notorio que cada día nos movemos más por nuestros instintos, despojados de toda cuestión ética, lo que resulta de una gravedad tremenda. Andamos presos por la inmoralidad, atados a ideologías que nos aborregan, y somos cautivos de la manipulación política y económica, por lo que es muy difícil hacer piña en común para sentirse colectivamente bien.

 

Cuando perdemos el sentido humano todo se desmorona, hasta la misma sintonía de vivir y dejar vivir, conforme a la regla del auténtico amor. Por desgracia, los moradores de este mundo estamos perdiendo los auténticos hábitos de hacer y dejar hacer, por el bien de todos, sin más abecedario que la verdad y la justicia como sentimiento aglutinador. Las corazonadas son las que nos mueven los instintos, pero necesitamos corregir los errores que podamos tener con la decencia, por eso es tan importante cultivar el arte de vivir ofreciéndose para ser dichoso.

 

Lo que ha sucedido es que todo lo hemos relativizado hacia lo indecente, en nombre de una farsante tolerancia, y lo que hemos abierto es la puerta a lo inhumano.

 

Las gentes caminan sin corazón, y lo que es peor, sin la honradez del camino. Esto es de una gravedad enorme, hasta el punto que andamos pasivos en un mundo que es de todos, y que hemos de hacerlo entre todos, de ahí lo vital que es integrar criterios éticos en los sistemas y decisiones. Aún son muchas las personas que se ven privadas de derechos básicos, a las que no se les permite ser dignos protagonistas de su propio destino.

 

¿Qué menos que ser dueños de nosotros mismos?. Puede que, en los últimos años, cerca de ciento cincuenta millones de personas hayan superado la pobreza extrema gracias a los programas de protección social, y está bien poner en valor la solidaridad, pero además hemos de activar el brazo del universo moral para dar cognición a nuestra existencia. No podemos caer en la apatía y mucho menos en la desgana, ante el aluvión de injusticias que nos acorralan, fruto de la pobreza moral que nos invade por todos los rincones del planeta. Siempre hemos de pasar a la acción, por muy inmersos que estemos en la oscuridad, estamos hechos para la solidaridad y para ser heraldos de los que no tienen voz, con un mensaje de acompañamiento y esperanza.

 

Sin corazón nada es lo mismo, la misma estructura social va hacia la derrumbe. Esta sociedad mundana, endiosada al poder y esclava del dinero, no puede progresar porque ha hecho de la inmoralidad una forma de ordeno y mando. Esta es la cuestión gravísima. Sálvese el que pueda.

 

El mundo necesita, ciertamente, escuelas de moral, para que seamos capaces de injertar la ética en tantas bestias salvajes soltadas por el mundo con poderes descomunales. La idea aristotélica de que "nos volvemos justos realizando actos de justicia; templados, realizando actos de templanza; valientes, realizando actos de valentía", deberíamos ponerla en práctica con urgencia. Ahora bien, de nada sirven los buenos presagios sino se universalizan.

 

La misma protección social, que podría ser una herramienta de liberación para la gran mayoría de los pobres, pues resulta que muchos de ellos, sobre todo de las zonas rurales, no cuentan todavía con ningún tipo de cobertura. Las estadísticas de Naciones Unidas nos dicen, al respecto, que "cerca del 80% de los más pobres viven en las áreas rurales en los países en desarrollo, y no todas las personas que viven en esas áreas laboran en la agricultura".

 

Indudablemente, esta inmoralidad que nos hemos trazado, junto a una economía verdaderamente sin alma, no sólo daña vidas a las que confunde, también destruye sentimientos y divide a la gente, porque margina y fomenta el caos, en lugar de reordenar las prioridades de la mundializada especie humana.

 

Cada día, para desgracia nuestra, son más las personas que necesitan asistencia humanitaria y protección, al parecer asciende actualmente a cien millones, una cifra verdaderamente alarmante que nos deja sin palabras. Es hora que dejemos de ocultar la verdad, y nos pongamos con más corazón, a reconstruir una sociedad menos indignada moralmente, y sobre todo más concienciada con sus semejantes. No cabe duda que la honestidad es el estado moral más sublime. Sin embargo, vivir en contradicción con el propio espíritu de uno es lo más insoportable. Pasa por no querernos. ¿Qué mayor destrucción?. Por su propia placidez; las personas con corazón, aman mucho y, donándose, se quieren más.

Miércoles, 14 Octubre 2015 23:01

Compleja incertidumbre electoral

por

 Políticos, comentaristas y periodistas están empecinados en enrarecer y complicar la información sobre las alternativas de PP, PSOE y Ciudadanos en los próximos comicios generales, dado que Podemos y su líder Pablo Iglesias según las encuestas, van camino de incorporarse al colectivo de partidos testimóniales. La formación irrumpió con una gran fuerza pero la intención de voto está en plena caída libre.

 

El desencanto es total y los errores cometidos demasiados. Los populares, aunque disponen de medios, la eficacia de los remedios aplicados no van a resultar suficientes para combatir la dureza de la inmediata campaña electoral. El haber ocupado un quinto lugar en las pasadas elecciones catalanas, gobernando el país con mayoría absoluta, dice muy poco en su favor y la pérdida de credibilidad por efecto de la corrupción, otro tanto de lo mismo.

 

Acusar a Ciudadanos de indefinición ideológica cuando resulta innegable que se trata de un partido con gran atractivo en el sector joven y no tan joven de la sociedad es un juicio equivocado. A los ojos del votante disponen de un proyecto bien elaborado y realizable como se ha demostrado en Cataluña y posteriores sondeos de opinión efectuados a nivel nacional. Uno de los grandes problemas que acusan nuestros partidos políticos en general estriba en que los intereses personales priman en exceso sobre la gestión de los mismos.

 

El descarado favoritismo hacia ciertos personajes, debilita y provoca que en muchas ocasiones se tomen decisiones equivocadas, como ocurre igualmente con el pago de favores con relevantes cargos.

 

La inutilidad manifiesta de ciertos nombramientos que están en la memoria de todos, ha sido uno de los grandes errores de la política española y nefastas consecuencias. Si como se rumorea, el poder económico se decanta por un pacto PSOE-Ciudadanos, con tal de impedir cualquier tipo de influencia por parte de Podemos sobre los socialistas, condicionaría el panorama peligrosamente. Rajoy y los populares continúan padeciendo el sempiterno problema de siempre consistente en la ausencia de partidos afines con los que poder entablar a alguna negociación, con la excepción de Ciudadanos aunque con reticencias.

 

De momento todo está en el aire y para Alberto Rivera y los suyos tampoco les hace muy felices el ser considerados como comodín o “partido bisagra” ni van a precipitarse en sus decisiones. Quizá lo auténticamente preocupante en el seno del PP radique en que siendo muchos sus simpatizantes, cierto sector en crecimiento manifieste que continuarán votando a la formación conservadora pero no lo suficientemente convencidos.

 

Si “queda mucho por hacer” dicen, mantra preferido por Rajoy ¡¡hágase!! No es suficiente con declarar que existe un marcado interés por iniciar una renovación sobre normativa electoral, elaboración de listas, etc. Lo necesitado son hechos. Cierto que no hay tiempo para realizar una transformación a fondo, no obstante, si la voluntad de cambio fuese real, podría demostrarse a través de la elaboración de las listas electorales de las distintas circunscripciones pero con la la participación activa de todos los afiliados, que lógicamente no tendrían porque coincidir con las confeccionadas por la junta electoral.

 

Tal mediada que obviamente no será admitida, constituiría toda una prueba de democracia interna de partido, demostrando que la intención de cambios es una realidad, generando la necesaria reconciliación con las bases del partido y demostrando que en el PP no todo se queda en promesas… Mire don Mariano: de sobra sabemos que la propuesta del párrafo anterior es una utopía porque ni listas ni puestos serán consultados ni consensuados, con lo cual afiliados, votantes y simpatizantes verán su gozo en un pozo, pero no olvide que en sus manos tienen el que usted permanezca otros cuatro años en La Moncloa, o bien desaparezca del panorama político español.

 

La oposición celebraría el que se cumpliera el vaticinio de ser el primer presidente a quien le cupo el alto honor de no haber conseguido una segunda legislatura, algo logrado, incomprensiblemente, hasta por el mismísimo y presuntamente iluminado y experto contados de nubes, José-Luis Rodriguez Zapatero (PSOE). Muy duro…¿verdad?....¡¡Tiempo al tiempo!!

Miércoles, 14 Octubre 2015 00:53

Buscando el sentido apropiado

por

Dicen en el Gobierno que España va bien y sin embargo, atienden cualquier ocurrencia de alguno de sus integrantes tratando de imponer antes de llegar las Elecciones Generales del próximo 20-D impuestos capaces de infringir más daño a los ciudadanos.

 

Ahora se atreven a imponernos un canon por el Sol; dentro de unos días será la Luna la que acarreará a los españoles algún beneficio del que ellos intentarán sacar provecho. El espectacular aumento de la dictatorial mayoría del PP para dejar una herencia digna del mejor autoritario representante público al que ocupe su lugar es tan desmesurado que no atienden a algo tan útil como la coherencia en sus mandatos. Y es que, valientes deducciones las del Presidente Rajoy, cada ocasión que tiene para hacer el ridículo la aprovecha sin pensárselo un solo instante en reflexionar por un segundo lo que va a soltar por su boca.

 

Da igual quien este delante de él, lo mismo da empresarios, líderes políticos, estudiantes con más sabiduría dialéctica que la que nunca llegara a usar en sus apariciones o el ciudadano de la calle que nada se cree ya a estas alturas de lo que digan los populares.

 

España está pidiendo un cambio en sus maneras políticas, un nuevo sentido de conciencia social de sus representantes públicos para progresar en el tiempo y no quedarnos varados en otro sinsentido como el de hace ya cuatro décadas que desapareció de nuestras vidas. Renovarse es el espíritu de una sociedad que se precie, cualquier punto de partida que aspire a convertirse en un lugar donde vivir con derechos y obligaciones una sociedad moderna.

 

La nueva moda, parecida a la del espacio televisivo reservado a la información del tiempo en la cadena pública en el cual cada noche nos sorprenden con un refrán, se gusta utilizar moralejas sin sentido creyendo con ello atrapar un poco de empatía del oyente. Mitificar no es algo que se presuponga atractivo hoy en día, más bien suena a algo añejo que tendríamos que alejar de nuestra sintonía de futuro; hablar bien de España por parte de los españoles es una mención que se presupone en cualquier ciudadano de cualquier país en cuestión pero, no por ello, se debe liberar a esté de ser criticado en aspectos que cada individuo crea conveniente sin des abruptos en los comentarios, como es de bien jactarse de las cosas buenas de nuestro lugar de nacimiento.

 

Nadie tendría que darnos lecciones de comportamiento fuera de los previstos en las normas de convivencia o en la enseñanza primaria. Vamos Sr. Rajoy que “el hábito no hace al monje” como podía haber dicho usted en sus mejores ocurrencias.

 

Al menos tenemos la opción de que no lleguen a demostrarnos su fuerza en unas pocas semanas y así reafirmar la oportunidad de sacar de la inopia a quienes dijeron venir a ayudarnos con la crisis y se han convertido en la pesadilla de una inmensa parte de la ciudadanía española y panacea de las grandes empresas.  

Lunes, 12 Octubre 2015 11:22

Los "expertos"

por

Los sabios han existido en casi todo tiempo y lugar. Ciertos miembros de la comunidad han sido reconocidos como depositarios de un vasto conocimiento que les permitía interpretar el mundo con ojos más agudos que sus coetáneos. Hoy el término sabio se ha replegado casi a lo literario y ha sido sustituido por otro cuyo uso empieza ya a resultar algo fatigoso, por abusivo: el experto. Hay expertos por todas partes y con todos los pelajes imaginables: en arte, en economía o en periodismo, pero también en otras cosas más rebuscadas y hasta extravagantes. Buena noticia, en apariencia, tamaña concentración de sabiduría.

 

Ahora bien, el tema empieza a requerir matices cuándo uno se cuestiona cómo y quién confiere a alguien la condición de “experto”. Desde luego, existen instituciones que se encargan precisamente de crear y validar expertos. Las más obvias son las Universidades. Los expertos en medicina, por ejemplo, lo son por haber sido instruidos en la ciencia médica mediante años de estudio en una Facultad. En el fondo, lo que al final se pretende es un juicio por pares, es decir, por otros expertos ya reconocidos como tales. Ninguna duda suscita tales casos. Pero cuando comienzan a proliferar en los habituales foros tertulianos y entrevistados que se erigen en expertos en las cosas más variopintas, comienzan los recelos. Por ejemplo, ¿cómo se adquiere y quién confiere la condición de experto en “comunicación interpersonal” o “inteligencia emocional”? Tales presuntas disciplinas no se estudian en ninguna Facultad ni existe título oficial que certifique dichas habilidades. Más bien da la impresión de quien ha dado a tales expertos semejante condición son ellos mismos. La receta es sencilla. Uno se inventa una disciplina un tanto esotérica o se apunta a la que otros se han inventado. Luego escribe un libro o un par de artículos sobre el particular. Y listo, ya se es experto ipso facto en el tema en cuestión. Por eso proliferan como chinches.

 

Así que no se fíen. Si alguien se proclama experto en lo que sea, pídanle su título oficial. Y si no puede exhibirlo, comiencen a dudar del presunto oráculo. A falta de tan elemental cautela podría yo misma proclamarme, tras la redacción de estas líneas, experta en una nueva e interesante disciplina: el desenmascaramiento de falsos expertos. A lo mejor, hasta lo soy y no me había dado cuenta.

A poco que nos desviemos en la atención sobre los líderes del actual Gobierno estos sacan a la luz pública internacional observaciones alejadas de la realidad de nuestro país en lo relativo al progreso social y económico se refiere. Estos se explayan a sus anchas rodeados de los más allegados tratando de infundir aleluyas a sus programas, esos que han dejado a muchos miles de españoles en el umbral de la pobreza y cientos de miles en el desempleo desde que llegaron al poder mediante programas abyectos a los ciudadanos inmersos en una época de depresión ante ese futuro que los populares decían allanar en sus discursos.

 

Las maneras de destacar en sus políticas por encima de muchos países integrantes de la Unión Europea no es que sea inusual para los miembros del Gobierno del Sr. Rajoy pues no obstante, él mismo no se cree del todo las afirmaciones que tan generosamente derrocha cuando tiene la ocasión de tratar con representantes de algunos consejos directivos de grandes empresas; lo del diente de sierra al que las firmas de calificación nos invitan a cada momento, los estudios económicos analizados por parte de comisiones expertas o el desempleo al que la población activa española lleva abocada tanto tiempo no parece dolerle en prendas a la hora de afirmar que nuestro mercado laboral esta tan saneado que acepta el reto de ser más que nadie por mucho que a su predecesor en el Gobierno Popular Sr. Aznar le pese.

 

Al fin y al cabo, quién fue máximo mandatario del pueblo español mejor le vendría mantenerse en el ostracismo y dedicarse al ejercicio abdominal y continuar altivo con su pensamiento filosófico, ese que ha dado su partido por desprestigiar de la doctrina formativa en las universidades y tanto gusta ejercer en la Fundación creada para pasar el rato (FAES); la ignorancia del escribiente le hace perseguir al fantasma de la razón con la humildad como único protagonista de sus opiniones, por ello pido perdón a quién se sienta dolido por ello aunque Platón me lo agradezca.

 

Y mientras desde Alemania nos dan ejemplo de liderazgo con la decisión de una de sus emblemáticas empresas líder del sector automovilístico, tomando iniciativas con las que salir lo menos dañada posible de su metedura de pata y con ello pivotar medidas para evitar al máximo la desaparición de puestos de trabajo, nosotros seguimos sufriendo el bochornoso rescate de la banca con los culpables sorteando su responsabilidad con absurdas quimeras.

 

El Jefe del Estado pasea jactancioso por Europa como no podía ser menos su cometido de diplomático mayor del Reino espetando a los micrófonos de audiencia la ejemplaridad de nuestro país, comprometido en seguir unido por la Justicia y la Ley de los Tribunales. Tal vez sea uno de los pocos afortunados que ven la crisis política desde otro punto de vista diferente al del resto de los españoles y lo ocurrido en comunidades dispuestas a otra solución alejada de la unidad no le resulte problemática presumible de atender entre su más que dilatada agenda.

 

Pero claro, con todos mis respetos, que va a decir sino en presencia de los dignatarios del viejo continente el señalado como figura máxima representativa del pueblo español que no cause con sus declaraciones un estigma innecesario; mesura es la palabra idónea para dirigirse a todos por igual sin que ninguna de las partes se sienta ofendida, eso debería saberlo bien y llevarlo así a la práctica.

 

Está dinámica a la que nos enfrentamos con motivo de las Elecciones Generales del próximo mes de Diciembre (20-D) con la atención básica del Ejecutivo por llevar al Congreso los Presupuestos Generales del Estado para 2016 ha resultado ser la horma en el zapato del Sr. Rajoy que no esperaba, venida desde la cúpula de la UE y que ha desbaratado gran parte de su montaje calibrado con la única opción a su alcance de transmitir su herencia particular a aquél que venga a sucederle en el cargo. Algo tan primario como la diferencia entre ingresos y gastos no sirve en demasía para dar confianza cara a los acreedores de nuestra deuda y recelan muy mucho de las circunstancias sobre las que se ha basado el Gobierno para diligenciar prematuramente unos Presupuestos sin fundamentos creíbles.

 

Pero por otro lado las cosas siguen su travesía hacía el cambio político de España, unos carecen de humildad y se posicionan en derecho de primacía por puros ególatras cambiando el paso de la izquierda por una izquierda distinta ¿Suena raro verdad? Pues no, eso es lo que parece y sino, ahí están los desbarajustes sobre alianzas y desuniones a la carta según vengan dadas. Otros sin embargo, manejan mejor los tiempos y se parapetan tras el triunfo en las últimas autonómicas y sonríen ante la buena campaña que les están haciendo los demás sin gastar un euro (el sistema de financiación electoral que dijeron llegarán a utilizar en su momento denominado por estos con el tecnicismo inglés crowdfunding paralizado por ahora según parece) y se suceden las expectativas a favor de buenos resultados electorales.

 

Pactar para infundir confianza en el electorado y de esa forma atraer el voto de una sociedad esperanzada ante la posibilidad en la victoria de una política renovada es la manera más coherente de comenzar una campaña electoral y no el separarse de cualquier nexo de unión o compromisos futuros bajo la creencia de saberse lo que no serán sin el trabajo en equipo con formaciones del mismo pensamiento. Y esa desafección provoca recelo en los ciudadanos, señal obvia de que a nadie gusta que un líder a penas llegado a escena quiera consolidarse como la única alternativa a los salarios indignos con los que con sacrificio sobreviven los españoles.

 

La alcaldesa de Madrid al menos, ha logrado llegar a un acuerdo con las otras formaciones del Gobierno de la capital, considera que sepultar a los madrileños mediante una empresa propiedad municipal será un motivo decoroso para las familias con economías precarias. ¿No habrá cuestiones más urgentes de llevarse a cabo que pensar en el descanso eterno cuando ni tan sólo podemos pararnos a pensar en el temporal? En fin, tampoco es cuestión de echar leña al fuego (no del crematorio claro) que para eso la Sra. Carmena y su colega de cargo en Barcelona han salido bien paradas de unas encuestas que por otro lado, casi se podría decir que son de simple peloteo con la única intención de que esas especialistas en análisis sigan chupando de las arcas del municipio de Madrid por ejemplo; ahí tenemos una de las cuestiones con las que reflexionar sobre si un solo partido es suficientemente válido para gobernar todo un Estado.

Domingo, 04 Octubre 2015 12:12

Los mantras de Don Mariano Rajoy

por

Una vez más habrá que recordar a los españoles, catalanes incluidos, que las pasadas elecciones generales no las ganó Rajoy sino que, merecida y descaradamente, las perdió el presunto lunático Zapatero (PSOE) por razones de sobra conocidas. Cada día que pasa, la profecía que amarga a don Mariano consistente en que será presidente de una sola legislatura, adquiere mayor verosimilitud. En los casi tres meses que restan para la celebración de los próximos comicios, es muy posible que se fragüe el desmoronamiento de la formación popular.

 

Nuestro presidente, amante de los mantras a cual más simplón, acuñó aquello de “el tiempo lo soluciona todo” de clara inspiración arriólica, pasando al multirepetido de “aún nos queda mucho por hacer” que ordenó utilizar a todos los altos dirigentes en su apariciones públicas, para desembocar en le más inane de todos ellos, concretamente “no pasa nada” pero sin dar la cara y para definir las consecuencias de las recientes elecciones catalanas. El mismo estribillo que anteriormente empleó en el caso de las europeas, andaluzas, autonómicas y municipales, en las cuales se cosecharon igualmente sendos fracasos por parte del PP.

 

Si en efecto se cumple el citado vaticinio y el Partido Popular pasase a la oposición por la más que posible alianza de los partidos de izquierda: PSOE, Podemos, IU, BNG, etc. El futuro de España no apuntaría precisamente a una etapa de paz y prosperidad con las consiguientes consecuencias negativas para la economía, exportaciones, empleo, inversión extranjera, etc. Aspectos en los cuales debe otorgarse a Rajoy cierto mérito con relación a los restantes países de la CEE.

 

La colección de bofetadas electorales recibidas a lo largo del año 2015, han logrado reducir la prepotencia y altanería de los conservadores, aunque no lo suficiente para avanzar en sus relaciones con los medios de comunicación y restantes partidos políticos. En este sentido, cabría destacar las continuas descalificaciones hacía Ciudadanos, algo torpe e incomprensible siendo la única fuerza del arco parlamentario con la que podría llegar a entenderse.

 

No obstante, los votantes de Ciudadanos tienen muy clara la idea de que mientras Rajoy continúe al mando del PP no existirá auténtica regeneración. A nivel personal puede ser el político más honrado del universo ,pero no pudiendo opinarse lo mismo sobre el nivel de tolerancia que ha existido en su partido con relación a la corrupción. No hace mucho, pensar en un hipotético pacto entre PSOE-Ciudadanos era inviable. Ahora y tal como está evolucionando el mentidero político español, si cabria el alcanzar acuerdos entre ambos partidos y de paso darle la patada a Podemos.

 

En otro orden de cosas y por mucho que se prodiguen el Jefe del Ejecutivo, la secretaria general, Cospedal García y el lacrimoso portavoz parlamentario en resultar la nula repercusión que tendrán las recientes elecciones catalanas sobre las generales, nadie se lo cree y cuanto más insisten peor. Precisamente están siendo muchos los dirigentes políticos, periodistas y comentaristas los que discrepan por considerar que influirán y mucho por el gran desgaste que ha supuesto las citadas autonómicas (plebiscitarias) para algunos partidos. Las urnas son tozudas y si no que se lo pregunten a Pablo Iglesias (Podemos), Pedro Sánchez (PSOE) e incluso a Rajoy (PP).

 

Está más que demostrado que el Presidente del Gobierno es un mal perdedor y el no reconocerlo le está suponiendo perder credibilidad y prestigio credibilidad y prestigio, lo que pone de manifiesto su ausencia de liderazgo .El no asumir, por ejemplo, que el gran vendedor de la última confrontación electoral ha sido Alberto Rivera (Ciudadanos), tras haber triplicado sus votos es todo un despropósito. Es muy posible además que a lo largo de la próxima campaña electoral aparezcan nuevos y presuntos escándalos que impliquen a miembros del PP para impedir su dudosa victoria en diciembre, a pesar de la mediocridad de los líderes de la oposición con la excepción de Ciudadanos.

 

Cada vez son más los jóvenes y no tan jóvenes que cuando reflexionan sobre el futuro de España, ya no incluyen a políticos del perfil de Rajoy o Mas. Ambos, aunque por distintos motivos, tiempo ha que están sobrando, si bien todo parece indicar que en política, la ambición no respeta edades ni limitaciones lo cual es un error mayúsculo. Debería ceder sus puestos y no esperar a que les den la metafórica patada. Por mucho que les duela es obvio que ninguno de los dos forman parte de ese colectivo de hombres que Bertolt Brecht considera como “imprescindibles”.

 Cuando la identidad resurge del ostracismo en el que ha estado inmersa a causa de la prolongada difusión de aspectos relativos a la idoneidad del ser humano con respecto a otros seres humanos venidos de diferentes partes del mundo, es sabido el descontrol que dicha protección de la identidad revierte en una difícil búsqueda en nexos de unión que aporten equilibrio a una confrontación presumible en los primeros momentos de desconocimiento por la falta de estrategias y programas que reviertan en una solución más o menos rápida del conflicto en el que se puedan ver enfrentadas de no ser así, las diferentes culturas y sociedades venidas a cohabitar en un espacio provechoso para las partes.

 

Los conflictos en los que los individuos conviven con el miedo, provocado por la intervención de unos líderes infectados de poder e inmunes al sentimiento piadoso se hacen cada vez más visibles en continentes sean o no modernos en tecnología, líderes en economía o potentes en sus mercados; todos sufren del mismo mal, el poder más que el vecino o el de tratar que nadie usurpe su potestad creyéndose salvaguarda de los derechos a los que los ciudadanos de cualquier rincón del mundo, por muy alejado o recóndito que sea, tienen legitimo acceso.

 

El interés por no renovar normas establecidas desde tiempos inmemoriales es tan patente en las diversas sociedades del Planeta que apenas se oyen voces comprometidas de algún mandatario que no sean acalladas por el resto de los que dentro de un entorno cercano, presumen de fortaleza infligiendo con sus posturas daños irreparables a los ciudadanos que habitan en el lugar donde ejercen con total impunidad sus deseos e inmunes a los daños originados a la población por su gobierno.

 

Las sociedades se enfrentan en una dinámica difícil, ver como algunas son incapaces de progresar ante la muralla construida con el afán de que desistan de su empeño por demolerla mediante conocimientos venidos de los recursos en educación de la que están desasistidos, revierte en aquellas otras sociedades identificadas como emergidas del poder económico que les otorga la libre demanda de derechos de aprendizaje por su posición dentro de países modernizados alejados de esos otros nombrados de una manera enjundiosa como tercermundistas; mejor sería llamarlos por el verdadero significado que les otorga su exclusión como sociedades pobres, supervivientes por puro instinto.

 

La teatralidad con la que los mandatarios del mundo “civilizado” tratan al resto de sociedades por su grado de modernización en progreso tecnológico y el valor económico que ello conlleva es realmente insultante cuando en la otra parte se presentan culturas ricas que no tienen los mismos medios para competir en conocimientos pero que aun sufriendo las calamidades de sus gobernantes reniegan del sufrimiento y siguen buscando un lugar en este mundo capaz de compensarles y admitirles insertándolos en sus mismos colectivos por diferentes que sean sus capacidades.

 

La solidaridad sin decir más, la libre adopción de ciudadanos venidos de otros lares sin tener que hacerlo por esos motivos obvios de los que hablan en sus normativas los representantes occidentales, sacar provecho a la inmigración como las normas prevén es tener un enorme almacén de conocimientos preparado en cualquier momento para servirse de él; es mantener el contacto con el resto de sociedades integrantes de la pluralidad de esté mundo que no pueden desaparecer sin más en el agujero del olvido.

 

La productividad, ese bien social caído en dilema por algunos reglamentos de la normativa europea es causa de preocupación para sociedades integradas en un país dentro de un Estado; una producción acotada que nutre de leche las alcantarillas, las carreteras de frutas y verduras, las plazas de algunos municipios donando lo que en los mercados cuesta varios euros adquirirlo por recibir quién con esfuerzo los saca de la tierra u ordeña las ubres de las vacas con cariño es sencillamente humillante para las sociedades que no tienen un trozo de pan duro que llevarse a los lastimados labios en unas bocas sin dientes y unas barrigas hinchadas. La afrenta continuada degenera en abandonar a su suerte a miles de niños que apenas recién venidos a respirar este mundo, dejan de hacerlo a causa de las innumerables faltas de recursos del entorno en el que tuvieron la desgracia de nacer. Millones para las televisiones, más para los equipos deportivos y montones de euros para los protagonistas del espectáculo; musicales repletos tras horas de espera en tiendas de campaña para adquirir una entrada a cambio de unos pocos de euros con los que varias familias de esas sociedades miserables tendrían para comer unas pocas de semanas; lujosas cenas de negocios en las que se brinda con botellas de valor superior al que un pueblo entero le sobraría a la hora de comer; trajes de gala para agasajar a invitados de honor entre naciones, recepciones de una hora cuyo precio oscila entre unas semanas de pan con caldo caliente o un par de meses a base de nutrientes suficientes con los que sobrevivir una aldea; derroche en definitiva, gasto extremo para cuestiones sin otro objetivo que el de aparentar más que el invitado o dar mejor imagen que la de un compañero de reparto o ser el galán perfecto de una noche mágica que tan sólo es un momentáneo paseo por una historia sin historia. Lo mismo que esos colectivos que mueren en la noche por una ola imprevista o por el sol que arrasa sus cabezas dentro de un pequeño pedazo de goma hinchada; momentáneo es el flash de la cámara fotográfica de los reporteros paparazzi y momentáneo es el balbuceo que llena de agua salada la boca de quien será un futuro cadáver flotando a la orilla de cualquier playa, en la que tan solo será un número más que añadir a la no historia de no ser contada por vergüenza de los hombres. ¿Tétrico, fúnebre, malicioso, exagerado o demasiado crudo? No, es real, como lo son las cenas de recepción y homenaje que se les dan a esos mandatarios que dejan morir a todos esos seres desgraciados. Pero tan indignante como ellos son los que les otorgan el privilegio de sentarse a la misma mesa para compartir los manjares y saborear las bebidas. Todo esto tendrá que terminar algún día, nada es para siempre ni los dictadores eternos. La eternidad no existe pero la historia prevalece y está lleva demasiados años demostrándonos lo mismo, el ser humano en sociedad es cruel con sus semejantes cuando tiene el poder en la mano, el ser humano no se caracteriza por la valentía cuando se siente desamparado y se convierte en presa fácil de convencer con mentiras y promesas que luego se evaporan como un flash trucando después la foto.

Domingo, 04 Octubre 2015 12:07

Son unos utópicos

por

Es el calificativo más suave de como consideran a los votantes y miembros de Podemos cuando sorprendió en la elecciones al Europarlamento, fue un soplo de esperanza el ideario con el que se presentó, se le ha tachado y se le tacha también de populista, revolucionario, bolchevique, de querer implantar el soviet en la sociedad, calificativos peyorativos de los partidos y satélites que desde la dictadura han ostentado el poder. Podemos está muy preocupado por lo social y el Estado a diferencia de socialdemócratas y liberales, defensores del liberalismo parlamentario consagrando la individualidad que menoscaba los derechos del Estado en beneficio de una minoría, actitud que definió Kant (1724-1804) cuando expuso: la ostentación del poder corrompe inexorablemente el libre juicio de la razón.

 

La realidad de Podemos es que es menos radical que los partidos en la órbita comunista con dirigentes que siguen anclados en conceptos con muy pocas variantes y un discurso fracasado como se ha demostrado convocatoria tras convocatoria, con dirigentes más jóvenes bien preparados y válidos, pero que permanecen en su viejo partido por nostalgia y algunos no quieren converger en mor de la supervivencia del nombre de su partido y un solo punto discrepante, el monetario para su subsistencia.

 

También se le critica la falta de concreción de un programa económico, único asunto que les importa a los partidos del poder, sin entender que en realidad tanto en lo económico como en el resto de su programa lo que intenta Podemos es falsar sus propias teorías para encontrar resquicios que puedan ser contradictorios, lo hacen con expertos económicos y mediante consulta por medio de internet, dando la posibilidad de opinar y exponer propuestas a sus posibles votantes, método que ningún partido realiza, dado que estos partidos lo dejan en manos de una élite, y según su ideología se apoyan únicamente en economistas seguidores de las teorías marxiana, keynesiana o la más reciente, la monetarista, en estas dos últimas son los poderes financieros quienes la elaboran en propio beneficio y en detrimento de la población en general, incluso capaces de actuar por encima del derecho y de la ética.

 

Podemos lo que hace es intentar un sistema asambleario en sus decisiones, muy difícil a nivel nacional incluso con las nuevas tecnologías, porque las personas se cansan de asambleas y consultas periódicas, se mueven más y mejor si estas se realizaran para cosas muy concretas en época más cercanas a elecciones y siempre después de exponer puntos concretos para debatir, ampliar, modificar. La realidad es que este partido está más cercano a la filosofía de Popper en su teoría de ingeniería social, al plantear un reformismo donde los parámetros iniciales se van modificando sucesivamente hasta obtener el resultado final, no dando su postura como dogma, sino perfectamente mejorable, en lugar de un cambio radical cuyas consecuencias pueden ser demasiado traumática. Teoría económica contraria a la actual donde la sociedad está inmersa en una vorágine de individualidad provocada por el liberalismo de ese nuevo dictador, el Mercado, controlado por multinacionales que ejercen la dictadura financiera, ellos han provocado una revolución económica con el deseo de influenciar aún más con el TTIP para competir con su partenaire oriental, planteando el despido gratuito y en el precio de mano de obra similar al modelo asiático, casi sumido en la esclavitud. El ejemplo es claro, en poco menos de cuatro años se ha implantado los contratos precarios, por horas o días mayoritariamente, han acabado prácticamente con el Bienestar Social que tantos años de sacrificios ha costado a la sociedad con solo sus manos como capital de inversión para obtener obtenerlos.

 

Podemos es consciente que conviviremos con el capitalismo, por ello su actitud es que el poder político sea controlado por una multiplicidad de instituciones fiscalizadas por todos los partidos políticos, a modo de contra poder, con el fin de que este capitalismo financiero no se convierta en una instancia superior al Estado, y de manera que se beneficie toda la sociedad evitando la supremacía del capital sobre los ciudadanos.

 

Por ese motivo los poderes financieros nacionales e internacionales desean evitar su triunfo intentando socavar su credibilidad, al pretender acabar con la hegemonía financiera dictatorial, la importancia de España es patente, un país de mayor poder económico y enclave político como plataforma para Hispanoamérica y norte de África por sus lazos culturales desde hace siglos, eso temen perder. Los llaman utópicos cuando en realidad son portadores de mensajes que dan esperanza, sus propuestas originales son una luz que se atisba al fondo de un tenebroso túnel. 

Miércoles, 30 Septiembre 2015 10:18

Adiós a un íntimo amigo

por

El pasado sábado 25, víctima de un maldito cáncer, falleció el Dr. Cesar Sánchez Cañizares. Amarga y triste fecha para su familia y los cientos de amigos que tuvimos el privilegio de gozar de su amistad. Nunca he conocido a una persona como este médico, magnífico anestesista y especializado en medicina de empresa, tan dotado para la comunicación humana. Recorrer una calle céntrica en su compañía y al mediodía era todo un espectáculo producto de su extraordinaria popularidad, de ahí que en la mayoría de las ocasiones llegase tarde a sus citas. Tras ser saludado, de inmediato contestaba con una frase agradable que impactaba a su interlocutor. Siempre me he preguntado a que se debía su éxito, concluyendo que el secreto radicaba en utilizar la palbra adecuada y con una naturalidad abrumadora.

 

A lo largo de su vida, siempre practicó una amabilidad fuera de lo común, algo que en opinión de muchos, más próximos a la vulgaridad, no está de moda. Cesar, total enemigo de la violencia y la descalificación en cualquiera de sus manifestaciones, siempre consideró que el ser amable fomentaba la empatía, abría puertas y acercaba posturas.

 

Desconozco hasta que punto valoramos con equidad lo que supone contar con un íntimo amigo en toda la extensión de la palabra, nada que ver con los múltiples conocidos con los que intercambiamos saludos, pero que en la mayoría de los casos jamás hemos compartido nada trascendente. El concepto de íntimo, lo que se encuentra más dentro y es verdaderamente auténtico, solo lo mantenemos con un escasísimo número de personas; algo que no admite tasa por carecer de precio…

 

Nuestro contacto, que en principio solo fue de carácter profesional, pronto pasó al personal, lo que nos permitió compartir magníficos ratos y vivir historias de todo tipo que no ha lugar narrar ahora. Si quiero citar dos facetas de su vida que quizá muchos no conozcan. La primera de ellas era su interes por la política. Amigo personal de Adolfo Suárez (UCD) colaboró con este partido como asesor pero renunciando a todo tipo de cargos, y en segundo lugar, su magnífica vena literaria que materializó con la publicación de dos novelas de corte autobiográfico y considerable éxito: DESDE MIS ADENTROS (2004) y EL AMOR SIEMPRE ES ETERNO…HASTA QUE SE ACABA (2013).

 

Profesionalmente siempre contó con gran reconocimiento por parte de sus colegas de la medicina y ya no digamos sobre el aprecio de sus enfermos a los que ayudó siempre prodigándose con una paciencia y dignidad extraordinarias, nada que ver con los tiempos actuales de permanente confrontación hasta la nausea en los que la mala baba se multiplica como las setas, y así nos va.

 

Sabíamos que no tardarias mucho en abandonarnos y personalmente siempre me negaba a preguntarte por tu estado de salud. Para mi tu existencia y conocerte fue un lujo. Estoy esperando que el Papa Francisco nos aclare si eso de la “reencarnación” va en serio, porque de ser cierto te buscaré y encontraré en el cielo para seguir con nuestras discusiones. Hasta entonces todo quedará entre nosotros. ¡¡Bendito seas amigo!!

Página 5 de 20

NG Anuncios Destacados


  1. ANUNCIOS DESTACADOS
  2. + PUBLICAR ANUNCIO VISIBLE EN TODO EL PERIÓDICO (20.000 visualizaciones / día)
Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

Entrada no válida

JPG | PNG | GIF (MAX. 200X200px | 150Kb)


Entrada no válida

0,00 EUR


All CMS Templates